Saltar al contenido

Evangelizando en Comondú

Iglesia Jesús de Nazaret, pastor Jesús Salinas Barraza
Comondú, Baja California Sur

A lo largo del tiempo, durante mi trabajo como misionero, Dios me ha permitido viajar a diversos lugares de nuestra República Mexicana dónde he conocido a muchos pastores con quienes he trabajado en la labor de evangelismo.  Algunos de estos viajes han sido apoyados por Cruzada Mexicana, llevando el mensaje de salvación.

No ha sido una tarea fácil, muchas veces el enemigo ha obstaculizado nuestro trabajo, poniendo trampas y ataduras que muchas veces nos dan un panorama de incertidumbre.  Sin embargo, hemos creído fielmente que la oración es el arma más eficaz que podemos tener ante las asechanzas del enemigo.

Compartiendo las Buenas Nuevas de salvación

Conocimos al hermano Jesús Salinas Barraza, un pastor que se encuentra en una pequeña comunidad del municipio de Comondú, Baja California Sur.  Él pastorea la Iglesia Jesús de Nazaret y durante mucho tiempo me estuvo invitando para colaborar con él en sus misiones en la labor de evangelismo para poder levantar el nombre de Cristo en este municipio. Pasé tiempos de oración con Dios, pidiendo Su dirección y guía para que pusiera todos los medios necesarios y poder viajar a Baja California Sur.

El municipio de Comondú, se caracteriza por ser de un clima bastante seco y árido a pesar de estar cerca de la costa del Pacífico.  Dentro de sus atractivos naturales se encuentran las islas Santa Margarita y Magdalena, que en gran parte son los promotores del turismo de esta región. Muchos turistas nacionales y del extranjero vienen a ver la ballena gris en su viaje de migración, y el islote de los patos y colonias de aves migratorios, además, cuenta con dos grandes puertos que también son parte de sus atractivos turísticos. La mayoría de los pobladores se dedican a la fruticultura y a la crianza de ganado bovino, porcino y caprino.

Conocieron a Jesús por medio de los folletos

A pesar de tener grandes fuentes de ingresos, la mayoría de las comunidades están conformadas por familias de escasos recursos, las ganancias que obtienen como familia, solamente les ajusta para sobrellevar el día a día. Es muy triste ver cómo algunos niños tienen que dejar sus estudios para poder trabajar y ayudar a sus padres para juntos llevar el alimento a sus hogares.

Con la ayuda del ministerio de Cruzada Mexicana pudimos llegar hasta esta comunidad y llevar material de evangelismo. También llevamos un donativo para adquirir algunos juguetes y otorgárselos a los niños de esta región.  Algunos de estos niños, es la primera vez que reciben un regalo.

A través de perifonéo, del evangelismo casa por casa y de entrenamiento a los líderes de las iglesias, pudimos llevar el mensaje de salvación a las familias de esta comunidad y de tres localidades más. Las personas nos recibían con mucho amor y cariño, deseosos y sedientos de la Palabra de Dios. Muchos de ellos no perdieron la oportunidad para pedirnos que oráramos por sus familia, por su salud o su hogar.

Orando por doña Yolanda

Yolanda, una señora de aproximadamente 63 años, se encontraba afuera de su casa sentada pasando la tarde junto a su hija.  Fue la voluntad de Dios que nosotros pasáramos por esa calle y al verlas nos acercamos para compartirles la Palabra de Dios. Su hija, un poco desconcertada, con la cabeza cabizbaja y con palabras entrecortadas nos comentó: “Nosotros asistíamos a una Iglesia, conocíamos de la palabra de Dios, sin embargo, el enemigo puso obstáculos. Puso en nosotros pensamientos de indiferencia, pues muchas veces llegamos a creer que los hermanos nos veían con desprecio a nuestra familia y dejamos de asistir a la Iglesia.

Les comentamos que, aunque muchas veces las personas nos ven con desprecio, Dios no lo hace así. Él lo que más desea, es que las personas vengan a Él y conozcan Su amor y Su misericordia.  Antes de marcharnos, doña Yolanda nos pidió que oráramos por ella, porque tenía varios días con dolores en sus huesos. Oramos por ella y les dejamos un folleto a cada una.

Tres días después de haber visitado a doña Yolanda, hicimos una actividad en una de las canchas de esta comunidad y doña Yolanda también asistió junto con su familia.  Nos contó que desde el día que oramos por ella, sintió un alivio y le pidió a su hija que todas las noches le sobara con aceite y desde entonces, no ha sentido ningún malestar en sus huesos. Muchas personas se sorprendieron de ver a Yolanda y su familia en la actividad, pues muchas ocasiones los escucharon decir que estaban resentidos con Dios.

Con la ayuda de los folletos “Feliz Navidad”, “Navidad en el corazón”, “La familia lo es todo” y “¿Se puede salir del alcoholismo?”, pudimos compartir con muchas personas el mensaje de salvación en las localidades 4 de marzo, Pioneros e Indeco. Además, capacitamos a los líderes de cada misión con el manual Camino a la felicidad, gracias a Dios se pudieron formar 3 grupos de discipulado en la localidad 4 de marzo, 4 grupos en la localidad Pioneros y 3 más en la localidad Indeco. 

Muchos niños de estas comunidades aprendieron a leer con la ayuda de la revista Daniel y sus amigos, pues querían saber qué decía la historia que en ella se desarrolla. Los hermanos de la iglesia fueron muy pacientes en apoyar y enseñar a estos pequeños a leer. Se usaron los folletos, y se proyectaron películas, se dieron juguetes a los niños. Hoy ya se están impartiendo los cursos de discipulado.  Estamos orando a Dios para que la semilla sembrada dé grandes frutos en cada hogar de estas comunidades y el nombre de Jesucristo sea engrandecido.

José Cabello Prudente

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Evangelizando en Comondú" Deja un comentario

  1. Hay tanta necesidad espiritual en nuestro México, que no podemos menos que dedicar más tiempo a la oración, pero una oración consistente, directa, precisa. Dejemos de practicar los rezos preconcebidos y llevemos a Dios las necesidades reales de las personas que, como la hermana Yolanda y su familia, la comunidad de Comondú y muchas otras comunidades mexicanas, necesitan HOY.

A %d blogueros les gusta esto: