Saltar al contenido

CategoríaFolletos

Cuán grande es el amor de Dios

El mensaje que nos compartieron ese día fue maravilloso

Han encontrado esperanza en Jesús

Entendieron el mensaje de salvación reconociendo a Cristo como su Salvador personal

Sembrando la semilla

Nació en él una esperanza para poder arreglar las cosas en su casa.

Este folleto confrontó mi forma de ver la vida

No sólo me hizo ver cómo era mi vida, sino que me confrontó

Las palabras de este folleto cambiaron mi vida

Ten por seguro y confía en el Señor que cada uno de esos folletos, serán de gran impacto para la vida de la persona a quien tú se lo des.

Familias que quieren conocer más de Dios

Seguimos sembrando la semilla de la fe, rogando a Dios que más familias vengan al conocimiento de la Palabr

¡Necesito que Dios me salve!

Él clamaba en su interior con desesperación por ayuda

Lo importante es sembrar la semilla de salvación

Al paso de los meses, han llegado familias a la iglesia quienes nos han compartido como Dios obró en sus vidas por medio de una oración

Han encontrado al mejor padre del mundo

Una familia abrió las puertas de su casa para que se iniciara una misión y en total aceptaron a Cristo 10 personas.

Anhelan salir y ser misioneros

Más centros de rehabilitación han sido abiertos en Guanajuato y necesitamos más material para proveerles a estos nuevos internos.

¡Cuánta gente necesita escuchar el Evangelio!

Le doy gracias a Dios porque me permitió compartir el mensaje de salvación a las personas.

Sigo en las calles, pero ahora dando mi testimonio

En este lugar tuve la dicha de conocer a Jesucristo como mi Salvador

Pasen, mi papá los está esperando…

Antes de retirarnos oramos por su vida y le hablamos de la Palabra de Dios

Libre de este virus mortal

Gracias a este folleto mi familia y yo entregamos nuestra vida a Jesús

¿Cómo es posible que Dios siempre me haya amado?

Tomó la decisión de regresar a su tierra para pedirle perdón a sus padres y buscar a Dios de todo corazón.

Un mensaje de salvación para nuestra ciudad

Dios nos hizo sentir esta carga como iglesia y nos movilizó a un grupo de hermanos para salir a las calles.

A %d blogueros les gusta esto: