Saltar al contenido

CategoríaFolletos

Comparto con otros cómo Dios me salvo del vicio

Dios cambió mi lamento en gozo, y ya no vivo yo, más Cristo vive en mí.

¿Y yo que estoy eligiendo?

Ahora soy una nueva criatura, creo que Jesucristo llevó mis dolencias y por sus llagas fui curado.

Quiero gritar a todo el mundo que soy un hijo de Dios

Desde que acepté a Cristo en mi corazón, mi vida ha cambiado por completo

No perdemos nada con escucharlos…

Visitamos casa por casa en 4 colonias que se encuentran a las orillas de nuestro poblado compartiendo la Palabra de Dios

Quiero tomar del agua de la vida para saciar mi sed

Gracias a la misericordia de Dios Sebastián encontró la salvación y descanso para su alma en Cristo Jesús. 

Fiesta en el cielo

Me imagino que ha de ser una fiesta muy hermosa cuando un pecador se arrepiente.

Jóvenes valientes que predican el amor de Dios

Nos organizamos e invitamos a más jóvenes que quisieran unirse a nuestra labor de evangelismo

Vidas alcanzadas por un alma comprometida con Dios

 Compartir el mensaje de salvación ha sido aún más fácil con la ayuda de estos folletos

Tenga fe mamá, Dios la va a sanar

Ahora salgo junto con mi hija a compartir la Palabra de Dios por las calles para llevar el mensaje de amor y misericordia a las personas

Compartimos con gran amor un poco de pan

Con gran amor se acercaban a las personas para entregarles un bocado de pan y les compartían la Palabra de Dios

Encontré lo que buscaba: A Jesús

Al ver la Biblia, en mi corazón sentí una gran alegría

Nuestro objetivo es predicar en cada hogar de Mazatán

Compartimos la Palabra de Dios en este hogar de la señora Guadalupe quien muy amablemente recibió el folleto…

Solamente con la ayuda de Dios pude salir adelante

Fue una gran sorpresa para mis padres verme llegar a visitarlos a su hogar con una Biblia en mano.

Encontré lo que buscaba

Ahora, todos unidos buscamos de la presencia de Dios.

Folleto: Inevitable

La muerte es inevitable. Pero hay esperanza en Jesús

Mi testimonio me acompaña cuando salgo a evangelizar

Siempre que salimos, empezamos orando para que Dios toque las vidas de las personas con las que hablamos.

A %d blogueros les gusta esto: