Saltar al contenido

CategoríaDistribución de Folletos

Si es cierto que Dios me ama, ¿Cómo puedo corresponder a su amor?

Le dije que tenía que recibir a Jesucristo como su Salvador. En ese momento, entregó su vida a Cristo

Necesitan a Dios en su familia

Les dije que confiaran y entregaran su vida a Cristo para que Él tome el control de su familia.

Consolado por Dios

Oramos por él y ahora está leyendo todo el estudio del Evangelio de Mateo que le entregamos.

Me dijeron que Cristo me ama

Cerré mis ojos y extendí mis manos para recibir a Cristo en mi corazón.

¿Por qué deberíamos dejar de predicar?

Siempre habrá un modo de seguir con la Gran Comisión y cuidarnos de toda enfermedad, el resto lo hace Nuestro Padre Celestial.

Así entendí que tengo que compartir la Palabra de Dios

Al quedar postrado en una silla de ruedas, comprendí que por mucho tiempo Dios había estado hablando a mi vida con amor.

Me he reconciliado con mi Señor Jesús

Tomé la decisión de ir a la iglesia, quería escuchar nuevamente la Palabra de Dios.

Compartiendo la Palabra de Dios en las calles de la ciudad

Recorrimos las calles de nuestra ciudad acompañados de un gran equipo de hermanos que fueron capacitados y preparados para llevar el mensaje de salvación.

¡Me pongo en las manos de Cristo y lo acepto como mi Salvador!

Gracias a Dios Sara y Patricia recibieron a Cristo en su corazón a través de la oración de fe.

Dios te ama, Dios puede ayudarte a salir de ese sufrimiento

Tres personas aceptaron a Cristo en su corazón; muchos más aceptaron escucharnos y les compartimos el mensaje.

Ser un instrumento en manos de Dios, es algo hermoso

Somos testigos de cómo el Espíritu Santo va tocando cada corazón y restaurando vidas.

Necesito a Cristo en mi corazón

Entonces, ore por ella y ahora Josefina es parte de la familia de Dios.

¡No tengo cáncer, Dios me sanó!

Ahora doña Esperanza ha aceptado a Jesucristo como su Salvador y está acudiendo a las reuniones de mujeres que realizamos en la congregación y está por integrarse a un grupo de discipulado muy cerca de su hogar.

La historia de un pequeño gran evangelizador

Quiero seguir en el camino de Jesús y servirle en Su obra, obedeciendo sus mandatos, honrando y dando gloria a Su nombre.

¿Se encuentra usted bien?

Me obsequió el folleto Carta de amor paternal. Antes de retirarse, me preguntó: «¿Se encuentra usted bien?»

Compartimos el alimento material y espiritual

or medio de los folletos, la gente ha conocido a Cristo y muchas personas se han acercado a nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: