Saltar al contenido

¿Y yo que estoy eligiendo?

Casa Elim, pastor Jordán Rojas
Mazatecochco, Tlaxcala

Hemos trabajado en la evangelización a pesar de lo difícil que es predicar el Evangelio en esta región de Tlaxcala. La mayoría de sus habitantes tienen muy arraigadas sus tradiciones y la idolatría enseñada por siglos.

Gracias a Dios, continuamos predicando con mucha pasión con la única finalidad de que las personas crean en Cristo como su Salvador, como dijo el apóstol Pablo, “Yo planté, Apolos regó, pero el crecimiento lo ha dado Dios.” 1 Corintios 3:6.  De la misma manera, nosotros somos simplemente, colaboradores del Señor para continuar con la Gran Comisión.

Estamos disfrutando de la cosecha de almas con la que el Señor, en Su gran misericordia, nos ha dado. Estos nuevos hermanos han tomado la decisión de hacer pública su fe en Jesucristo a través del Bautismo.

«Cuando me hablaron de la Palabra de Dios, me encontraba desesperado y enfermo. Por las noches no podía dormir, mi cuerpo empezaba a sudar y para controlar mi ansiedad toda la madrugada caminaba por las calles, regresando a casa a las 6 de la mañana.»

«Así estuve por mucho tiempo. Todos los medicamentos que me recetaban, no me funcionaban.  En una tarde que estaba sólo en casa se acercó el pastor Rojas y me dijo que si le permitía unos minutos de tiempo para platicar de la Palabra de Dios. Le respondí que aceptaba escucharlo, y las palabras que el pastor me dijo fueron estas: “Cristo llevó nuestras dolencias, por sus llagas fuimos curados.”  En ese momento, sentí como un golpe en lo profundo de mi corazón.  El pastor, sin saber las condiciones en las que me encontraba, me dijo lo que necesitaba escuchar. Luego, me entregó el folleto, Su muerte es mi vida

«Nuevamente, el pastor me dijo que era necesario que recibiera a Cristo como mi Salvador.  En ese momento no le conteste y el pastor continuó su camino.»

«Esa noche, en el tiempo en que mi tormento empezaba, recordé las palabras del pastor, tomé el folleto y comencé a leerlo.  La historia de Jesús y Barrabas me impactó, ¿Cómo es posible que las personas eligieran a un criminal en lugar de Jesús? Entonces exclamé en voz alta: «¿y yo que estoy eligiendo?»

«Al final del folleto menciona dos elecciones que nuevamente estaban hablando a mi vida, ¿Tú que eliges, la perdición o la salvación? Y entendí que todo lo que me estaba pasando se debía a no tomar en cuenta a Dios en mi vida.»

«No entendía muchas cosas de mi vida, sentí en mi cuerpo un descanso como nunca lo había sentido y lo sorprendente fue que esa noche pude descansar. Al día siguiente, tomé la decisión de ir a la iglesia del pastor Rojas para escuchar la Palabra de Dios. Cuando me vieron entrar, los hermanos me recibieron con tan gran amor que me sentí en casa. Ese día, Cristo perdonó mis pecados. Ahora soy una nueva criatura, creo que Jesucristo llevó mis dolencias y por sus llagas fui curado.»

«Por agradecimiento a Dios he tomado la decisión de bautizarme; en la actualidad soy una persona feliz, estoy sano por la misericordia de Dios. Aunque vengan las pruebas sé que ahora no estoy solo, tengo a Cristo, y muchos hermanos que me aman».

«Quiero prepararme, porque el día de mañana, al igual que los hermanos quiero predicar el Evangelio de Jesucristo a quienes se encuentran sin esperanza alguna como yo me encontraba, porque para el Señor no hay nada imposible.»

Ricardo Mena

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "¿Y yo que estoy eligiendo?" Deja un comentario

  1. ¡Qué bendición ver a otra alma redimida para Cristo! Esperamos que los lectores de estos blogs, noten la importancia que tiene el que los hermanos de las iglesias que distribuyen los mensajes del Evangelio, pongan el sello de sus iglesias para que aquellos que lean el mensaje, tengan un lugar a dónde acudir para más apoyo espiritual.

A %d blogueros les gusta esto: