Saltar al contenido

Un corazón dispuesto a compartir el mensaje de salvación

Iglesia Monte Horeb, pastor José Cabello Prudente
Lázaro Cárdenas, Michoacán

Mi vida cristiana había sido como la de muchos hermanos congregantes más.  Pensaba que con sólo asistir a la iglesia y dar lo que a Dios le corresponde, estaba cumpliendo con mi rol como cristiana. Siempre fui invitada a compartir la Palabra de Dios, pero siempre pensé que ese era trabajo del pastor y de hermanos ancianos con más experiencia en los caminos de Dios. Creía que era un don especial que Dios les daba para llevar el mensaje de salvación.

Escuchaba de algunos hermanos que platicaban de lo maravilloso que era cuando salían a evangelizar y de las maravillas que Dios hacía en la vida de las personas. Eso despertaba en mi un deseo de experimentar lo mismo, pero el temor en mi ser me vencía, pues sentía que no era buena para poder expresarme con otras personas. Además, no había tenido algún mentor que me enseñara como dirigirme a las personas, y que les iba a decir.

Dios permitió que pudiera asistir a una reunion de capacitación que brindaron en la iglesia sobre evangelismo. Allí me di cuenta lo equivocada que estaba, entendí lo importante que es el llevar la Palabra de Dios a toda persona; no se necesita ninguna preparación, excepto mi propio testimonio para que las personas conozcan lo que Dios ha hecho en mi vida y que también lo puede hacer en la de ellos.

Esto motivó mucho mi corazón para salir a las calles de mi ciudad y compartir el mensaje de salvación. Me di cuenta entonces cual es la verdadera labor que tenemos como hijos de Dios. Con la ayuda de los folletos del ministerio de Cruzada Mexicana, pude compartir con muchas personas las maravillas que Dios puede hacer en sus corazones. Me siento muy contenta cada vez que salgo con el grupo de evangelismo de la iglesia y comparto con las personas la Palabra de Dios. Ahora, puedo ver en las personas una sonrisa de felicidad cuando comprenden el gran amor que Dios tiene por sus vidas, y que no pide nada más que un corazón dispuesto a servirle.

Rebeca Torres

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Un corazón dispuesto a compartir el mensaje de salvación" Deja un comentario

  1. En muchas congregaciones de cristianos, hay quienes piensan como lo hacía la hermana Rebeca Torres. Ella como usted puede hacerlo, entendió que es un privilegio y honor hablar de Cristo. Dice la Biblia que este gozo lo anhelan los mismos ángeles. en la primera carta del apóstol Pedro capítulo 1 verso 12, leemos: «A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.»
    No te pierdas participar de este gran anuncio a nuestro pueblo: ¡Cristo es la única esperanza!

A %d blogueros les gusta esto: