Saltar al contenido

Quiero tomar del agua de la vida para saciar mi sed

Iglesia Manantial de Amor, pastor Fernando Díaz
Zacatelco, Tlaxcala

Después de varias semanas de oración, llegó el momento de salir a las calles a predicar el Evangelio de Jesucristo, porque a pesar de todas las adversidades que están aconteciendo en el mundo, y especialmente en esta región de Tlaxcala como el aumento del desempleo, la delincuencia, el alcoholismo y otras calamidades, el Señor está levantando a la iglesia para dar a conocer Su Palabra.

Estuvimos evangelizando en diferentes puntos de la ciudad, mercados, parques y calles. Caminábamos por la avenida Nicolas Bravo, cuando encontramos a un albañil de nombre Sebastián, que estaba trabajando. Nos acercamos para hablarle de la Palabra de Dios con el folleto Agua para todos y le comentamos lo importante que es la lluvia para la humanidad, sobre todo para el que siembra: «usted como albañil necesita del agua, para hacer la mezcla del cemento y la arena para realizar el trabajo de construcción.  De allí obtiene los recursos económicos para mantener a su familia, así como el agua es necesaria para realizar muchas actividades, es necesario reconocer a Cristo como su Salvador porque escrito está: ‘Respondió Jesús y le dijo: cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.’ San Juan 4:13-14.»

Haz clic para leerlo, compartirlo o solicitarlo

Sebastián nos respondió: “a la verdad, en la semana, yo trabajo desde que sale el sol hasta que se oculta, con la finalidad de ganar unos pesos, pero ¿qué pasa? que al llegar el fin de semana todo el esfuerzo de la semana, lo que mi patrón me paga por mi trabajo, por mi problema de alcoholismo, en lugar de tomar el camión para mi casa, y estar con mi esposa, me voy a la cantina para perderme en la cerveza.  Según yo, eso calma mi sed, pero en realidad me ha traído muchos problemas.  En varias ocasiones me han hospitalizado por causa del alcohol. Pero, si es cierto lo que usted dice, quiero tomar del agua de la vida para saciar mi sed.”

En ese mismo instante oramos por Sebastián para que recibiera a Cristo como su Salvador.

Así como Sebastián, hay muchas personas que han probado de todo para calmar su sed, sus angustias, sus frustraciones y fracasos pero jamás han podido salir del hoyo en el que están, cada día se hunden más en sus delitos y pecados. Pero gracias a la misericordia de Dios Sebastián encontró la salvación y descanso para su alma en Cristo Jesús. 

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

A %d blogueros les gusta esto: