Saltar al contenido

Nuestros hermanos bautizados. Parte 2

Primera Iglesia Bautista Dios es Amor, pastor Humberto Cumi Sosa
Conkal, Yucatán

«Me encontraba en la calle, tirado, drogado y alcoholizado; perdido y sin esperanza, sólo esperando el día que llegara mi muerte. Entonces apareció ante mí el hermano Humberto Escamilla. 

Él se dedica a predicar la Palabra de Dios por las casas y las calles. Él me levantó y me llevó a una casa para darme de comer. Todos los días oraba por mí y me predicaba la Palabra de Dios y luego me llevaba al templo. 

Poco a poco, fui recuperando la razón, mi cuerpo iba desechando los efectos del alcohol y las drogas, y entonces me entregó el folleto, Tu adicción tiene Solución

Al terminar de leer el folleto, corrí a donde se encontraba el hermano Humberto para que orara por mí para recibir a Jesús como mi Salvador.

Gracias a Dios, he nacido de nuevo y tomé la decisión de bautizarme. Para mi bautizo llegaron mis padres para ver el cambio que el Señor ha hecho en mí, espero que pronto ellos también reciban a Cristo.»  

Jordi Ramón de la Cruz

  

«Yo era un alcohólico; día y noche me embriagaba. Mi vida estaba perdida. Mi vicio estaba destruyendo a mi familia y mi alma estaba muerta, ya no tenía fuerzas para luchar.

Pero mi hija y mi yerno llegaban la iglesia y siempre me decía mi hija: “Estamos orando por ti papá”.  Eso duró 11 años, seguían orando por mi y luego algo pasó. El pastor Humberto Cumi llegó a mi casa para hablarme de la Palabra de Dios, no era la primera vez que hablaba conmigo de Cristo. Muchas veces me habían dicho que era necesario recibir a Jesús, pero en esta ocasión llegó con el folleto, ¿Se puede salir del alcoholismo? 

Por mi estado de ebriedad, él me leyó todo el folleto. Recuerdo que le dije que jamás había escuchado esas palabras acerca de que sí se puede salir del alcoholismo.

Al día siguiente, el pastor regresó a mi casa para leerme nuevamente el folleto y estaba consciente. El pastor me preguntó si creía que Jesucristo resucitó de los muertos para darnos vida, yo le dije que sí y en ese momento, recibí a Cristo en mi corazón.

Ahora que he sido instruido en la Palabra de Dios, y tomé la decisión de bautizarme.»

Gabriel Ciau Pool

Agradecemos a Cruzada Mexicana por su apoyo para continuar llevando la palabra de Dios por medio de los folletos. Dios los bendiga. 

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Nuestros hermanos bautizados. Parte 2" Deja un comentario

  1. ¡Claro que se puede dejar cualquier vicio o desequilibrio espiritual o emocional! ¿Quién lo puede lograr? Ninguna persona por sí misma, pero a través del amor, compasión y sanidad que ofrece Jesús, sí hay forma de dejar cualquier situación que haga sufrir a las personas. Sólo hay que reconocer que en Jesús hay salvación y sanación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: