Saltar al contenido

No perdemos nada con escucharlos…

Iglesia La aldea de Betania, pastor Miguel Ángel González Anaya
Quiroga, Michoacán

Quiroga es un municipio bastante destacado en nuestro estado de Michoacán por su peculiar gastronomía.  Muchas personas visitan constantemente nuestra comunidad pues en ella se encuentran los mejores comedores dónde se preparan las famosas carnitas al estilo michoacano que son de gran delicia para el paladar de toda persona que las prueba.  

La constante afluencia de personas hace que los comerciantes busquen estrategias para atraer la atención del visitante. Lamentablemente, junto con el incremento en las ventas, también se ha elevado el consumo de bebidas alcohólicas.

«Hace dos semanas, mientras llevaba alimentos a los marranos que criamos en casa, no tuve la precaución al caminar y me doblé el tobillo. Me dolió bastante. Ha sido bastante difícil para mí, pues soy quien se hace cargo de cuidar y criar a los marranos mientras mi esposo va a sus labores del campo. Tenía varios días con fuertes dolores en el tobillo y a pesar de haber ido al médico y de estar tomando pastillas, los dolores no cesaban.»

«Una tarde mientras me encontraba tratando de descansar, pasaron unos hermanos de una iglesia, me hablaron del amor de Dios y la salvación, me compartieron un folleto y antes de retirarse les pedí si podían orar por mí. Le conté al hermano del dolor en mi pie y sin dudarlo él me compartió unas citas de la Biblia y oró por mi salud. Fue muy sorprendente ver como Dios mostró su amor en mí, aun siendo una persona pecadora, a los pocos minutos de que el hermano se fue, el dolor se me había quitado.  Una semana después, el hermano volvió a visitarme y le comenté lo que había pasado, además, le conté que teníamos casi 1 mes que estábamos luchando por concretar una venta de 10 marranos pero que no se había podido realizar porque las personas no querían pagar el precio que les dábamos. Dos días después que nos visitó y oró por mí, pudimos realizar la venta de los animales, me sentía tan contenta de lo que estaba pasando que lo único que pude decir fue: “Gracias Dios, porque a pesar de todo, tú no nos dejas solos”.   

«Le pedí al hermano que no dejara de visitarme y que si estaba en sus posibilidades, nos visitara por las tardes para que estuviera también mi esposo y así juntos escucháramos y aprendiéramos más de Dios.» 

Zoila Gutiérrez

Como iglesia, Dios puso en nosotros el deseo de compartir las buenas nuevas de salvación con muchas familias quienes se encuentran en las colonias más olvidadas de nuestra comunidad y brindarles una palabra de esperanza a sus vidas. Queremos hacerles ver que si ponen su confianza en Dios, el bendecirá, multiplicará y abrirá muchas puertas.

Nos reunimos con un grupo de hermanos para salir a evangelizar con la ayuda de los folletos que Cruzada Mexicana nos envió. Visitamos casa por casa en 4 colonias que se encuentran a las orillas de nuestro poblado compartiendo la Palabra de Dios. Nos impresionó mucho ver cuánta necesidad hay en esos hogares, no sólo necesidad económica, también necesidad espiritual.  Muchas personas nos recibían con mucha alegría, estaban atentas al mensaje que les compartíamos y nos pidieron volver a visitarles.

«Una tarde mientras regresábamos de darle alimentos a nuestros marranos en un criadero que tenemos mi esposa y yo, nos sentamos a descansar bajo la sombra de un árbol cerca a nuestra casa.  Esa tarde vimos a un grupo de personas que se encontraban visitando algunas casas y mi esposa me dijo:“Mira ya andan otra vez los políticos por aquí”.»

«De pronto, una de las personas se acercó y muy amablemente nos preguntó si podía conversar con nosotros.  Entonces pensé, «no tenemos nada que perder con escucharlo».  Todo cambió cuando nos empezó a hablar de la Palabra de Dios, sus palabras fueron tan puntuales en nuestra vida, que sentimos que el tiempo de esa plática fue bastante corto, antes de irse nos obsequió el folleto «La familia lo es todo” y nos comentó que estarían visitando nuevamente la colonia la siguiente semana.»

«Nos preguntó si deseábamos que nos visitaran, a lo que nosotros asentimos. Deseábamos seguir conociendo más de la Biblia y la Palabra de Dios.»

Raúl Anzures

Hemos podido ver cómo Dios ha tocado el corazón de muchas familias, a quienes cada semana estamos visitando con el propósito de llevarlos a los caminos de Dios, sabiendo que en Él encontrarán la solución a todo problema. De igual forma estamos visitando 3 centros de rehabilitación juvenil, donde estamos compartiendo la Palabra de Dios con muchos jóvenes y esperamos muy pronto abrir grupos de estudio de la Biblia.

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "No perdemos nada con escucharlos…" Deja un comentario

  1. Cuando aceptamos el reto de obedecer la Gran Comisión que Cristo nos dejó en Mateo 28:18-20, entendemos la gran importancia que tiene el dejar nuestra comodidad personal y salir a buscar personas necesitadas de escuchar el mensaje del Evangelio que llena el corazón de personas que buscan palabras de vida y consuelo. Gracias a Dios por estas dos parejas de esposos que aceptaron escuchar la Palabra de Dios en Quiroga, MIch., y oramos porque este grupo de hermanos fieles, no decaiga, sino que sigan adelante sembrando el Evangelio en esa región.

A %d blogueros les gusta esto: