Saltar al contenido

Necesito la ayuda de Dios

Iglesia Camino a Emaús, pastor Gaudencio Martínez Sosa
Ciudad Juárez, Chihuahua

Uno de nuestros propósitos como iglesia es que este año nos enfocaremos de manera constante en el evangelismo. Diario tenemos noticias de hogares destruidos por causa del alcoholismo, las drogas y la infidelidad. Ciudad Juárez, es una ciudad que no está exenta de este tipo de situaciones, más aún cuando es un lugar que alberga a miles de personas provenientes de otros estados o países, muchos de ellos con el anhelo de cruzar la frontera. 

Cruzar la frontera se ha hecho cada vez más difícil y las personas que no pueden realizarlo, se establecen en este lugar para iniciar una nueva vida. Como iglesia, usamos todos los medios posibles para que la Palabra de Dios llegue a toda persona. Usamos diferentes medios como pancartas y equipo de sonido, brindamos alimento en las calles, en los cruceros y sobre todo, nos apoyamos con los folletos que nos brinda Cruzada Mexicana. Estos folletos han sido de mucha ayuda para nuestra congregación al momento de presentar el mensaje de salvación a otras personas.

El pasado 26 de Febrero, nos preparamos para salir a las calles de nuestra ciudad a compartir la Palabra de Dios. Previamente oramos mucho a Dios para que nos permitiera entregar Su mensaje a esos corazones afligidos y sedientos de Su amor.  Hicimos veladas de oración a favor de nuestra ciudad, encomendando a Él nuestra labor. También, preparamos alimentos para otorgarlos a esas personas de las calles y compartir con ellos el pan. Ese día, salimos muy temprano para establecernos en los puntos acordados y comenzar a compartir la Palabra de Dios con las pancartas y los equipos de sonidos.  Al transcurso del día todo parecía normal, algunas personas prestaban atención al mensaje, algunas más se iban leyendo los folletos y como siempre, había quien nos ignoraba por completo.

Estábamos por retirarnos del estacionamiento de un centro comercial, cuando vi que un señor junto con su esposa y sus 2 nietos se acercaron a nosotros. Aproveché el momento y comencé a hablarles del amor de Dios y sobre estos tiempos tan difíciles que estábamos pasando. Les compartí la esperanza que se tiene al creer en un Dios real. En un momento de la conversación don Lorenzo, se me quedó mirando fijamente y con voz muy entrecortada dijo, “Quiero que oren por mi matrimonio el cual se ha venido abajo y estamos a punto de tomar una decisión.” Le pregunté qué estaba pasando y él me comenzó a contar: “Hace muchos años conocí de Dios, era parte del servicio en Su obra, también fui parte de Su iglesia, pero me separé, abandoné a Dios y lo alejé de mi vida y mi matrimonio.”

Con lágrimas en sus ojos, dijo: “Necesito regresar, necesito la ayuda de Dios, porque alejado de Él las cosas no han estado bien. Sé que no hay esperanza sin Él, y sé que, con Él en nuestras vidas, nuestro matrimonio van a ser diferente”.

Oramos por Lorenzo, su esposa Laura y su matrimonio, conversamos por un largo tiempo y acordamos visitarlos en su hogar para llevarles consejería matrimonial y restaurar su matrimonio.  Les compartimos el folleto La familia lo es todo, pudimos ver cómo Dios confortó sus corazones y no dudamos que Dios ha comenzado a hacer una obra maravillosa en sus vidas. Seguiremos trabajando en ello, para ver la obra de Dios concretada.

Pastor Gaudencio Martínez Sosa

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

3 comentarios sobre “Necesito la ayuda de Dios Deja un comentario

  1. Unimos nuestras oraciones a las del Pastor Gaudencio en favor de este matrimonio. Dios quiere que los matrimonios sean felices y vivan en paz, ese es Su plan perfecto. Si Lorenzo y Laura se toman de las manos de Dios, seguramente envejecerán juntos.

A %d blogueros les gusta esto: