Saltar al contenido

Me he reconciliado con Dios y ahora busco que otros lo conozcan

Iglesia Jesús El Buen Pastor, pastor Adolfo Jiménez Morales
Copala, Guerrero

Copala es uno de los municipios que pertenece a la región de la Costa Chica de Guerrero; se ha caracterizado porque sus habitantes tienen un arraigo intenso en sus creencias, prácticas de la brujería, hechicería y santería. Muchas de estas costumbres se desbordaron a raíz del significado del mismo nombre Copala “Lugar donde abunda el incienso”. 

Como iglesia hemos experimentado una gran oposición por parte del enemigo dado a que muchos familiares de nuestros hermanos creen y practican la brujería. En un principio habían puesto obstáculos para que nuestra iglesia se pudiera establecer en este municipio. Pero Dios ha sido bueno y fiel para con nosotros, y nos ha dado la victoria en cada prueba que hemos pasado.

«Muy joven, había conocido de Dios, pero por diversas circunstancias que llegaron a mi vida me alejé de Él.»

«No obstante, siempre mantuve un temor a Dios y eso me ayudaba a no alejarme demasiado de llevar una vida ejemplar para mi familia. Sin embargo, siempre sentía algo de insatisfacción; me sentía incompleta, como si a alguna parte de mi cuerpo le hiciera falta algo. Esto me mantenía inquieta»

«Entonces, unos hermanos de la Iglesia Jesús el Buen Pastor me visitaron y me invitaron a regresar a los caminos de Dios. Me dijeron que buscara a Dios, ya que Él me seguía amando como antes.»

«Una tarde que organizaron una campaña evangelística en una colonia cercana a mi domicilio, me invitaron para ir con mi familia. Al principio rechacé la invitación, pero me dejaron el folleto Carta de amor paternal, y el día del evento ahí estaba. Les expliqué que había leído el folleto y eso había tocado mucho mi corazón. El folleto me hizo ver cuanto amor Dios tiene por la humanidad.»

«Ellos continuaron hablándome del amor de Dios hasta que no pude contenerme más y doblé mis rodillas, y llorando me reconcilié con Dios; confesé mis pecados de los cuales estaba arrepentida, los cuales se dieron por haberme alejado de Dios.»

«Ahora, participo alegre en las actividades de la iglesia, y acompaño a los hermanos para visitar a doña Gloria y la motivo a que tenga un encuentro con Dios, para que sienta la paz que ahora siento. Él nos ama mucho y Él puede guiar su vida por la senda de justicia y amor.»

«Oramos mucho para que, así como doña Gloria, muchas familias más nos permitan entrar a sus hogares y llevarles el mensaje de salvación a sus vidas.»

Cristina Morales

Estamos motivados para llevar el mensaje de salvación a nuestra comunidad, compartiendo la Palabra de Dios con muchas familias que lamentablemente han puesto su fe en el enemigo. Claro, que ese enemigo no les ha respondido como esperaban y esto ha llevado a que exista mucha enfermedad en nuestra comunidad. 

Mientras tanto, Dios ha respaldado Su Palabra trayendo sanidad al corazón de las personas que han confiado en Él.

«Mi hermana se congrega en la iglesia Jesús el Buen Pastor. Los hermanos de esa iglesia me estuvieron visitando por mucho tiempo, compartiendo la Palabra de Dios.»

«Me dejaron algunos folletos; sin embargo, yo me mostraba renuente a la voz de Dios, nunca rechacé sus visitas, escuchaba cortésmente su mensaje, y agradecía la visita. Esto no los desanimó a seguir visitándome. Una de las tardes que me visitaron, me encontraba recostada y les dije que tenía días con un fuerte dolor en el cuello. Ya había ido con los brujos y curanderos del pueblo, pero no habían logrado quitarme ese terrible dolor. Los hermanos me pidieron permiso para hacer una oración por mi salud, y lo acepté con mucho gusto. Me sentí muy sorprendida que después de terminar la oración muy alegre les dije, “Se me ha quitado el dolor, gracias a Dios”.  Sentí gran alivio y eso fue algo que me motivó a acercarme para conocer más a Dios.»

«Dos semanas después, me visitaron nuevamente y les comenté que ya no había vuelto a sentir el dolor en mi cuello y en ninguna parte de mi cuerpo, por lo contrario, desde ese día, sentía gran paz en mi corazón.  ¡Nunca me había sentido así!  Los hermanos me explicaron que esa es la paz que Dios nos da cuando depositamos en Él nuestras cargas y preocupaciones.»

«Ahora, me sentía ansiosa porque no quería que dejaran de visitarme y porque siguieran orando por mí. Quería más de esa paz; un cambio en mi vida.»

«Quiero que Dios sea quien vaya transformando mis pensamientos, mi carácter y mi vida, cada día.»

Gloria López
Inivtación de la señora Gloria

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Me he reconciliado con Dios y ahora busco que otros lo conozcan" Deja un comentario

  1. Testificar de Cristo entre nuestros familiares y vecinos, es como sembrar una semilla en terreno fértil. El sembrador no abandona su siembra sino que la cultiva y cuida. Así mismo sucede en la siembra de la semilla del Evangelio de persona a persona, es nuestro deber cuidarlos y no dejar de visitarlos y orar por ellos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: