Saltar al contenido

Jóvenes valientes que predican el amor de Dios

Iglesia La Puerta, pastor Rito García Baldera
Nogales, Sonora

Un sábado después de nuestra reunión de jóvenes, nos quedamos conversando con algunos de los chicos sobre todo lo que está aconteciendo en la actualidad y cómo está afectando a la juventud. Esto nos hizo reflexionar sobre la importancia de compartir el mensaje de salvación con otros jóvenes de nuestra comunidad llevando un poco de consuelo a sus vidas.

Nos dimos cuenta de que coincidíamos con la mayoría, pensamos que muchos jóvenes en la actualidad están cayendo en depresión y ansiedad a causa de la pandemia por no tener firmeza en su corazón. Y pensamos hacer algo.

Nos organizamos e invitamos a más jóvenes que quisieran unirse a nuestra labor de evangelismo el sábado 2 de octubre. Lamentablemente muchos, por temor a la burla, a ser señalados o el miedo al qué dirán, no quisieron acompañarnos.  Algunos comentaban que sus padres no les habían dado permiso, otros que tenían compromiso ese día. En fin, fueron varios los obstáculos que se sentían venir para poder realizar esta actividad.

Sin embargo, el día que habíamos acordado, Dios respondió a mis oraciones y pude ver qué se reunió un buen número de jóvenes quienes no llegaron con las manos vacías.  Algunos de ellos llevaban dulces, otros más llevaban paquetes de cubrebocas y de esta forma pudimos obsequiar a las personas un cubrebocas, y un folleto de los que Cruzada Mexicana nos había enviado.

Recorrimos las principales calles de nuestra comunidad durante cuatro horas intensas compartiendo el mensaje de salvación con jóvenes y adultos, quienes se acercaban con la curiosidad de saber qué estábamos regalando.

Miriam Contreras

Mientras compartíamos la Palabra de Dios, me encontré con una señorita que estaba sola a las orillas de la plaza. Le empecé a hacer un poco de plática y conforme íbamos platicando fui introduciendo la Palabra de Dios en la misma conversación. Al principio, respondía con gestos de indiferencia hacia la Palabra de Dios, pero conforme fue fluyendo la plática me pude percatar que la joven fue asimilando todo y de un momento a otro abrió su corazón. Me comenzó a contar que unos días antes cometió el peor de los errores, haberse entregado a su novio, con quien había terminado escasas horas atrás; se sentía frustrada por todo lo que había pasado. Ilusamente creyó que él la amaba tanto como ella lo amaba a él. Y ahora se daba cuenta que sólo la utilizó.

Le hablé del más grande amor que existe en el mundo, el cual es incondicional y por el cual no hay que dar nada a cambio, solamente abrir el corazón y entregárselo a Dios. 

Orando por la joven

Le obsequié el folleto Carta de amor paternal, la abracé y oré por ella.  La joven no pudo contenerse, derramó sus lágrimas y le pidió perdón a Dios. Antes de retirarme, la invité a asistir a las reuniones de jóvenes los sábados. Ya muy alegre, dijo que ahí estaría el siguiente sábado para seguir aprendiendo de Dios y Su Palabra.

Doris Leyva

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Jóvenes valientes que predican el amor de Dios" Deja un comentario

  1. Es muy común que algunos cristianos se avergüencen de compartir su fe en Jesucristo o tengan temor al rechazo.. Siempre debemos recodar lo que dice el Señor en Lucas 10:16: “El que a vosotros escucha, a mí me escucha, y el que a vosotros rechaza, a mí me rechaza; y el que a mí me rechaza, rechaza al que me envió.” No es a nosotros a quien algunas personas rechazan, es a Dios mismo.; no a nosotros. Debemos orar por esas personas más que sentir molestia.

A %d blogueros les gusta esto: