Saltar al contenido

Encontré lo que buscaba: A Jesús

Iglesia Monte Sinaí, pastora Ignacia Romero López
Copala, Guerrero

Tengo complicaciones por la diabetes, siempre he llevado un control médico estricto, pero a causa de la pandemia los doctores comenzaron a darle prioridad a los pacientes infectados con el virus. Fueron muy claros y nos dijeron que nosotros éramos una población en riesgo, por lo cual debíamos resguardarnos por lo que nuestro control sería suspendido temporalmente.

A raíz de esto, comencé a sentirme un poco preocupada pues no sabía cómo iba a reaccionar mi cuerpo. Una tarde, unas personas llegaron a mi domicilio para invitarme a una campaña de apoyo social donde estarían presentes médicos, estilistas y dentistas entre otros. Me dijeron que si tenía hijos, que los llevara, estarían dando dulces y haciendo algunas actividades con los niños. Eso llamó mucho mi atención ya que con el encierro, ésta actividad podría ser para mis hijos algo de distracción por lo que decidimos ir.

Al llegar, noté que el lugar de la dirección era una iglesia; estuve tentada a regrésame a casa. Pero, al ver a mis hijos convivir con otros niños y la amabilidad con que los trataban, decidí quedarme. Entre los servicios que estaban brindando, había uno especial para personas diabéticas. ¡Había valido la pena venir! Me sentí bastante tranquila y antes de retirarnos nos dieron un pequeño refrigerio y me regalaron un folleto titulado ¿Has encontrado lo que buscabas? En un principio no le tomé importancia, lo tomé y lo guardé.

Al paso de los días, volví a recibir la visita de las personas que habían llegado en la primera ocasión. Esta vez, me invitaron para asistir a una reunión de estudio de la Biblia. Cabe mencionar que yo me decía ser católica, por costumbre, pero en realidad nunca iba a la iglesia, ni llevaba una vida de acuerdo con esas enseñanzas. Mis hijos, en algunas ocasiones, habían asistido a la iglesia cristiana dónde les compartían clases y enseñanzas de la Biblia.  A mí me gustaba que asistieran pues podía ver como sus actitudes habían cambiado desde que iban.

Decidí asistir a esos grupos de estudios de la Biblia. Al principio, me sentía cohibida, pero poco a poco, las hermanas hicieron que entrara en confianza.  Lo más hermoso fue que al terminar la reunión, me quedé con deseos de seguir escuchando más de la Biblia. Los versículos que habían leído las hermanas y las parábolas llenaron muchísimo mi corazón.

Al llegar a casa, con lo primero que me encontré fue con aquel folleto que me habían regalado y entonces lo leí. El contenido está lleno de tanta certeza que, sentía que estaba hablando exactamente a mi vida y me estaba diciendo lo que por mucho tiempo deseaba escuchar.

Hablé con la hermana que me había dado el folleto y le conté todo lo que había sentido después de salir del estudio bíblico. Fue a visitarme y conversamos por un largo rato. Al terminar, ella me dijo, “Quisiera darle un pequeño regalo, espero sea de su agrado”. Entonces, ella sacó de su bolsa una Biblia. Al verla, en mi corazón sentí una gran alegría y con mucho gusto la acepté. La hermana me dijo que si quería, ella podía venir en las tardes a mi casa para que juntas estudiáramos la Palabra de Dios. Para mí fue algo maravilloso.

Cada día que leo la Biblia, mi corazón rebosa de felicidad, siento como mi vida se va llenando de algo que es inexplicable pero que definitivamente antes no había sentido. He comenzado a leerla junto con mis hijos por las noches, aunque todavía no he tomado la decisión de aceptar a Jesús en mi corazón,  sé que Él está obrando en mí y no tardaré mucho en dar el sí a Jesús para que entre en mi vida, pues desde que he comenzado a leer Su Palabra, muchas cosas en mi hogar han cambiado y ahora puedo decir que he encontrado lo que buscaba: a Jesús.

Trinidad Betancourt Flores

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: