Saltar al contenido

Compartimos con gran amor un poco de pan

Centro Cristiano Zamar, pastor Hilario Espinoza
Tenayuca, Estado de México

Durante más de 4 de años hemos estado evangelizando con literatura de Cruzada Mexicana en diferentes municipios del Estado de México y en otros estados del país, con la finalidad de llevar el Evangelio de Jesucristo a cada persona que encontremos. En esta ocasión, el grupo de evangelismo de la iglesia, formado por hombres y mujeres valientes, nos organizamos para anunciar las buenas nuevas de salvación en el centro de la Ciudad de México.  Llevamos tortas y folletos para compartir el amor de Dios a los más necesitados.

En esta ocasión, nos enfocamos en los indigentes, quienes por diversas circunstancias de la vida se encuentran en esta situación y a quienes la sociedad los identifica como pordioseros. Obviamente, son personas que no tienen los recursos necesarios para su alimentación, vestido ni techo.

Me sorprendieron los hermanos de evangelismo porque con gran amor se acercaban a las personas para entregarles un bocado de pan y les compartían la Palabra de Dios. Estas personas, con gran interés escuchaban el mensaje que les compartían sobre el sacrifico de Jesucristo en la Cruz. 

Jesús vino por los enfermos y necesitados. El Señor no hace acepción de personas.  Recuerdo el texto bíblico, “En aquel tiempo respondiendo Jesús dijo: Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos y las revelaste a los niños.” Mateo 11:25

Estas personas que son despreciadas por la sociedad y vistas como escoria, Dios en Su infinita misericordia les está revelando Su Palabra por medio del Espíritu Santo para que sean salvos y puedan dar testimonio del poder de Dios.

Estas personas que tienen distintos problemas, algunos se encuentran en sillas de ruedas, otros alcohólicos o drogadictos, ninguno tiene una casa dónde vivir.  Sin embargo, a pesar de tener un pasado alejados de Dios, El Señor ha tenido misericordia de ellos perdonando sus pecados.

Gracias a Dios, logramos hablar con muchas personas y algunas recibieron a Cristo como su Salvador. Al final, sembramos la Palabra de Dios, confiando que es el Señor quien hará que germine la semilla y en su tiempo, dará su fruto.

Estas victorias que nos ha dado el Señor nos animan a continuar predicando la Palabra de Dios dónde Su Espíritu Santo nos envié, porque también nosotros, en algún momento de nuestra vida éramos pordioseros. El Señor tuvo misericordia de nosotros, y de alguna manera, alguien nos dio a conocer que con amor eterno, Él nos ha amado desde antes de la fundación del mundo. Todo lo que tenemos es por Él y para Él.

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Compartimos con gran amor un poco de pan" Deja un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: