Saltar al contenido

Cristo llevó mis dolencias

Iglesia Vida Nueva, pastor Otoniel Güemes
Playa del Carmen, Quintana Roo

Playa del Carmen es conocida como Riviera Maya, su principal actividad económica es el turismo. Sus hermosas playas y el azul turquesa de las aguas del mar caribe son un gran atractivo. Sin embargo, la situación social en los últimos años ha sido severamente afectada por cárteles del narcotráfico provocando mucho temor en la población. Con la ayuda del Señor, salimos a predicar Su Palabra porque creemos que es la única manera para hacer frente a esta ola de inseguridad y violencia.

Gracias a Dios hemos logrado formar un buen grupo de hermanos apasionados por compartir la Palabra de Dios con folletos que recibimos de Cruzada Mexicana. Hemos estado predicando en muchos lugares de la ciudad dónde concurren muchas personas, y en esta ocasión tomamos la decisión de llevar el mensaje de Cristo al Hospital de la ciudad.

Después de orar por momento, antes de iniciar la evangelización, los hermanos y hermanas acomodamos todas las cosas y los alimentos que llevamos para compartir con las personas.

«El peor mes de mi vida fue en el pasado mes de Marzo cuando me notificaron que estoy muy enfermo de los riñones. No me están funcionando así como otras parte de mi cuerpo. Entonces, caí en un estado de depresión, porque había visto personas padecer de lo que me habían diagnosticado los médicos, y el final de sus vidas era muy triste.

A pesar de mi desesperación continué con  las revisiones médicas, y el pasado 6 de abril del presente año acudí al médico para continuar con mi tratamiento. Estaba sentado cuando se acercó una persona con una niña y me entregó un folleto: Carta de Amor Paternal, me dijo: «esta carta la envía Jesucristo para usted. Él murió por usted en la cruz para salvarlo y llevar sus dolencias.» Cuando escuché esas palabras, sentí como un golpe suave, pero no fue de dolor. Fue algo que confortó mi cuerpo aquella tarde-noche.

Entregué mi vida a Cristo y le dije al hermano que había orado por mí que lo visitaría en la iglesia, pero en el  transcurso de esos días los dolores arreciaron. Sin embargo, en mi mente estaba esta palabra: «Cristo llevó mis dolencias.» Así que me levanté  con esa paz en mi corazón, era domingo y tenía que cumplir con lo que había dicho de asistir a la iglesia. Por un momento, pensé «mejor voy para la próxima semana», pero lo medité un momento y a la verdad que no sé cuánto tiempo me quede de vida, así que me decidí y fui al templo.

El mensaje que compartió el pastor describió mi vida. Me era necesario nacer de nuevo para gozar de la salvación. Nuevamente oraron por mí para que Dios me diera fortaleza espiritual y salud. El pastor Otoniel se acercó y me dijo: «Tengo un regalo más para ti de parte de Dios» y me entregó una Biblia.

Me siento muy feliz con compartirles que esos dolores que no me dejaban dormir han desaparecido, todos los días he estado estudiando la Biblia, encontrado maravillosas promesas. Pase lo que pase, sé que mi vida y mi alma le pertenecen a Jesucristo.»

Ramiro Montemayor

Damos la gloria a Dios, que por medio de un folleto con la Palabra de Dios impresa, la vida de Ramiro ha sido transformada alcanzando la Salvación de su alma. Agradecemos a Cruzada Mexicana por apoyarnos para continuar predicando la Palabra de Dios en nuestro Estado de Quintana Roo.

Pastor Otoniel Güemes

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Cristo llevó mis dolencias" Deja un comentario

  1. Oramos por nuestro hermano Ramiro Montermayor, para que su salud le deje seguir disfrutando de su nueva vida en Cristo Jesús. Nosotros los cristianos tenemos esperanza de vida eterna y de estaremos juntos alabando a nuestro Señor Jesucristo,

A %d blogueros les gusta esto: