Saltar al contenido

Así entendí que tengo que compartir la Palabra de Dios

Iglesia Sinaí, pastor Luis Alberto Tapia Valerio
Tijuana, Baja California

Continuación de Un bocado para saciar el hambre…

Mi vida ha sido bastante complicada. Cuando era joven, fui una persona que no conocía límites, muchas veces pensé que la juventud se iba a quedar por mucho tiempo en mí y por ello llevaba una vida descontrolada, sin temor de Dios y sin el respeto hacia mi familia. Pero bien lo dice la Palabra de Dios, que lo que uno siembre eso vamos a cosechar y las consecuencias de mis actos, las empecé a sufrir al paso del tiempo.

Todo tiene su tiempo, dice la Palabra de Dios, y si como persona joven, no sabemos hacer cosas de provecho para nuestras vidas, en un futuro lo lamentaremos mucho. Eso fue lo que la vida me enseñó a golpes y aun a pesar de todas las circunstancias difíciles por las cuales estaba pasando, no lograba entender que Dios me estaba llamando. Finalmente, Dios tuvo que tocar mi cuerpo para que pudiera entender que era necesario conocerle, escuchar Su voz y entregarme a Él. Al quedar postrado en una silla de ruedas, comprendí que por mucho tiempo Dios había estado hablando a mi vida con amor. No obstante, una y otra vez, endurecía mi corazón y por ello, Él tuvo que actuar de otra manera, para llamarme la atención. 

Había algo en mí que me inquietaba, pero no sabía cómo explicarlo para que alguien pudiera ayudarme. De alguna manera, llegué a conocer a Jesús y fue lo más hermoso que me pasó en la vida. Gracias a Él, mi vida cambió radicalmente.  Ahora, he podido llevar una vida plena y feliz. No me hace falta nada. A pesar de la pandemia y de la condición en la que me encuentro, Dios me ha enseñado la manera de poder llevar el sustento a mi hogar.

Un día, mientras me encontraba en uno de los cruceros de la ciudad cercano al centro, vendiendo mis toallas, que es a lo que me dedico, se acercaron a mí unas personas con una canasta llena de productos. Ellos me comentaron que eran líderes de la iglesia Sinaí y que se acercaban a mí con la finalidad de regalarme una despensa para poder apoyarme en mi hogar. Poder recibir esta ayuda fue una gran bendición. Platicamos mucho sobre la Palabra de Dios. Les comenté que era cristiano y cómo Dios había restaurado mi vida.

Al llegar a casa con este obsequio, comenzamos a acomodar las cosas junto con mi familia y dentro de todas las cosas encontré unos folletos con un mensaje muy hermoso. El que más llenó mi corazón fue un folleto de título Cómo conocer a Dios. Con este folleto comprendí, que eso era lo que había en mi corazón, entendí que quería poder compartir la Palabra de Dios con mas personas.  Me puse en contacto con el hermano Luis Tapia, y le expresé mi sentir. Entonces, él me visitó, me habló de los folletos de Cruzada Mexicana y me compartió algunos de ellos para que pudiera darlos a las personas que lleguen al lugar donde me establezco para vender.

Ha sido muy hermoso conocer este material y sobre todo de mucha edificación.  El contenido de cada uno de ellos está escrito especialmente para la persona que se encuentre pasando por una situación similar a la del titulo de cada folleto.  Esto hace que el mensaje de salvación pueda llegar de manera más rápida al corazón de las personas. Me siento muy agradecido con Dios por permitirme conocer este maravilloso material, el cual ha edificado a muchas vidas a las cuales les hemos podido compartir uno de estos folletos. Con mi familia, siempre oramos a Dios por los hermanos de Cruzada Mexicana.

Martín García

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Así entendí que tengo que compartir la Palabra de Dios" Deja un comentario

  1. Hay cristianos que no han experimentado cómo Dios puede llegar al corazón de una persona, a través de un sencillo, quizás insignificante y pequeño folleto, pero siempre escritos a la luz del Evangelio de Jesucristo.. En Cruzada Mexicana, a lo largo de 54 años, hemos sido testigos de cómo estos mensajeros de papel van con un poder sobrenatural de parte de Dios y penetran por medio de la Palabra bendita de la Biblia, hasta lo profundo del corazón de sus lectores.
    Le invitamos a unirse a Cruzada Mexicana para que juntos como hermanos, lleve usted a sus vecinos, amigos, familiares y conocidos un pequeño folleto que puede ser el medio por el cual Dios alcance su alma y puedan ser salvos por la Palabra poderosa de Cristo Jesús.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: