Saltar al contenido

Ahora dependiente de la Palabra de Dios

Iglesia Bethel, pastor Juan Francisco Ávila Miranda
Guaymas, Sonora

Desde el día que comencé a conocer y escuchar la Palabra de Dios, mi vida cambió por completo. Desde mi aspecto físico, hasta lo más profundo de mi ser fueron transformados por la Palabra de Dios.

Comencé a asistir a esta pequeña plazuela que se encuentra en una de las colonias de esta ciudad, dónde llegan muchos migrantes e indigentes quienes después de un largo día de trabajo o de pedir limosnas, nos reunimos para hacernos compañía unos con otros. Aquí fue dónde escuché por primera vez la Palabra de Dios por conducto de los hermanos de la iglesia Bethel, quienes a través de una bocina nos compartían el mensaje de salvación y algunas alabanzas aunque al principio, muchos nos acercábamos por los alimentos que nos compartían.

Una ocasión, después de haber escuchado la Palabra de Dios, los hermanos comenzaron a repartirnos unos folletos. A cada uno le daban un folleto diferente, de acuerdo con su situación, a mi me regalaron el folleto Tu adicción tiene solución, ya que, por mucho tiempo estuve batallando con las drogas y el alcoholismo.  Esto fue lo que a mí me llevó a vivir en las calles como vagabundo, a pesar de tener una familia.

El mensaje transmitido por medio del folleto fue de gran ayuda a mi vida y sin darme cuenta, mi ser comenzó a hacerse dependiente de la Palabra de Dios, pues cada día, esperaba con mucha alegría la hora en que los hermanos llegarán al parque con su bocina para compartir la Palabra de Dios. Sin pensarlo, ésta comenzó a hacer efecto en mí, me fui dando cuenta de que mi manera de vestir andrajosa, no era la que Dios deseaba para mi vida y empecé a asearme. Procuraba tener limpia mi ropa y cambiar mi aspecto físico. Mi forma de hablar y de tratar a las personas dio un cambio radical. Además, de manera muy notoria comencé a sentir menos deseos de consumir alcohol, hasta el momento que ya no lo deseaba, inclusive comencé a decirle a mis compañeros que dejaran de hacerlo también.

Estas semanas han sido maravillosas, cada día aprendo más de Dios y me enamoro más de Él. Poco a poco, Dios ha ido transformando mi vida por completo y siempre le doy gracias por haber llegado a mi vida.  Ahora lo que menos deseo es apartarme de Él. He visto Su mano poderosa en mi vida y estoy completamente seguro de que así como pudo transformar mi vida, cambiará también la de otras personas, siempre y cuando dispongan su vida a la voluntad de Dios.

Renan Mendoza

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Ahora dependiente de la Palabra de Dios" Deja un comentario

  1. Dad alimento al necesitado es un mandato que viene del Señor Jesucristo y tiene promesa de bendición a quien lo obedezca. Leemos en Mateo 25:34-40: «Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber… Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?…. Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo: En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.» Lo que hacen los hermanos de la Iglesias del Pastor Juan F. Ávila es precisamente esto y la recompensa està en almas como la de Renan que han nacido de nuevo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: