Saltar al contenido

Folleto: El Salario Justo

Un folleto dirigido a cualquier persona trabajadora que siempre busca el reconocimiento justo por su trabajo.

¿Cuál es la paga justa? Un tema debatible y controversial a lo largo de la historia. Pero trasladando la misma pregunta a nuestra situación de pecadores, este folleto nos confronta con la paga justa del pecado: la muerte. Pero también con la gracia y amor de nuestro Dios quien envió a Su Hijo Jesucristo para recibir el castigo de nuestros pecados y darnos así acceso al Padre.

Haz clic en la imagen para leerlo o solicitarlo

¿Ya lo conocías? Compártenos un testimonio acerca de cómo lo has utilizado y cómo ha sido de bendición para ti o para las personas a quienes lo has compartido.

Si te interesa conocer más de los folletos que tenemos, puedes consultarlos aquí: Catálogo de Folletos

También contamos con material de edificación y consolidación que puede servirte para conocer más del amor de Dios: Herramientas de Discipulado

Ponemos a tus órdenes este material para tus campañas evangelísticas solicítalo aquí: Solicitud de Material y uno de nuestros promotores se pondrá en contacto contigo.

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Folleto: El Salario Justo" Deja un comentario

  1. Demos gracias a Dios por mandar a Su Hijo Jesucristo, de quien dice la Biblia que es el Autor y Consumador de la Fe. Es el motivo de toda la Creación y por Él y para Él todo lo que existe fue hecho.
    Y siendo Jesucristo todo esto, no dudó en entregar Su reino celestial, Su investidura real con el único fin de proveer a la humanidad, el recurso del perdón de nuestros pecados y reconciliarnos con Su Padre que es Santo, Santo, Santo para recuperar nuestra relación con el Creador.
    El pago justo de nuestros pecados, es la muerte. Pero Cristo Jesús saldó nuestra deuda y hoy tú y yo podemos ser libres de toda culpa.

A %d blogueros les gusta esto: