Saltar al contenido

¡En Cristo soy libre!

Iglesia Bethel, pastor Abimael Ruiz
Nezahualcóyotl, Estado de México

Con la ayuda del Señor nuevamente hemos vuelto a salir a las calles para predicar las buenas nuevas de salvación. Antes de salir nos reunimos con algunos hermanos para orar y pedir la dirección al Señor para que nos condujera a esas personas que estaban esperando escuchar una palabra de amor de parte de Dios.

Nos dirigimos a las calles más transitadas de la ciudad, ahí podíamos observar mucha angustia en ciertas personas. Así iniciamos la evangelización utilizando los folletos de Cruzada Mexicana, El príncipe de la libertad y La familia lo es todo.

La mayoría, sobre todo hombres, se reúnen en este lugar en busca de trabajo; se les notaba la desesperación por encontrar algo para el sostenimiento de sus familias. Para la gloria de Dios, entregamos muchos folletos. Algunos nos daban las gracias por compartirles el amor de Dios. Éste el testimonio de una mujer que encontramos en un estacionamiento.

«Aproximadamente hace 10 años que me alejé del Señor por tomar malas decisiones en mi vida. Dejé mi hogar para iniciar una relación con una persona que no conocía a Dios. Durante dos años todo fue muy bien, pero desgraciadamente todo se acabó y me divorcié.»

«Tengo dos hijos pequeños que mantener pero no tengo trabajo. La despensa se me había agotado y no tenia nada para darle de comer a mis hijos, ni si quiera para prepararles una torta.»

«Cuando ya no pude más, me encerré en mi cuarto y comencé a llorar por la impotencia. Ya no aguantaba la situación en que encontraba. Así, llorando desconsoladamente cuestionaba a Dios por qué me había puesto en mi camino a este mal hombre que me abandonó con los hijos. Pasó por mi mente el suicidarme; en mi locura continuaba renegando de Dios».

«Fue entonces que tocaron a mi puerta, era la vecina quien traía unas tortas para mis hijos. En ese momento la rabia que sentía se calmó. Pasaron varios minutos y meditando todo lo que me estaba sucediendo, pensé: «todo esto que me esta sucediendo es por olvidarme de Dios, me encuentro esclavizada por las malas decisiones que he tomado. Voy a buscar trabajo para salir de esta situación.»

«Al día siguiente, gracias a Dios me contrataron de afanadora, para hacer la limpieza de unas oficinas. Cuando regresaba a casa, se me acercó una señora que me dijo que Dios me amaba y que solamente en Cristo podría a ser libre. Me entregó el folleto El príncipe de la libertad y después de conversar, me dijo que era necesario que me reconciliara con Dios para la salvación de mi alma.”

«Ese momento le pedí perdón a Dios porque si hace 10 años atrás no me hubiera alejado de Él, mi vida sería otra. Ahora siento paz en mi corazón, esas cargas que me estaban esclavizando las he puesto en Cristo. Ya no voy sola, Él va conmigo y me ha hecho libre.»

«Con la ayuda de Dios saldré adelante junto con mis hijos. Le doy gracias por la vida de la hermana Romelia Guillen, por ese amor de compartir la Palabra de Dios las personas que están necesitadas y alejadas del Señor como me encontraba yo.

Damiana Sánchez

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

2 comentarios sobre “¡En Cristo soy libre! Deja un comentario

  1. asi como Damiana Sanchez hay muchas almas nesecitadas de NUestro Señor Jesucristo que estan desorientadas o perdidas por esta u otro tipo de circunstancia pero si ponemos nuestro granito de arena compartiendo la palabra de Dios a travez de un folleto,un estudio ,un audio un video que hable de la palabra de Dios y siempre guiados su enseñanza que nos dejo en la biblia ysiempre tomados de su mano poderosa siempre tendremos la certeza que Dios nunca nos dejara y siempre seremos salvos por el

  2. El testimonio de Damiana Sánchez me recuerda el himno hermoso que dice: “Si Cristo conmigo va, yo iré, ya no temeré, con gozo iré con mi Jesús. Es un privilegio poder llevar Su cruz, si Cristo conmigo va, yo iré”.

A %d blogueros les gusta esto: