Saltar al contenido

Corazones transformados

Centro Familiar Cristiano Pueblo de Dios, pastor Enrique Hernández Ríos
Zinacantepec, Estado de México

«Continuábamos con nuestro recorrido en la entrega de las despensas, cuando llegamos a la casa de las niñas Fernanda y Ana Lucia Sánchez. Ellas están asistiendo a la célula para niños que está utilizando el discipulado El Camino de la Felicidad y nos encontramos con María Correa, mamá de las niñas y con su abuela.  Ellas nos preguntaron sobre lo que les estábamos enseñando a las niñas porque su comportamiento estaba cambiando. Ahora son más ordenadas y están desarrollando nuevos hábitos. Oran por los alimentos, hacen oración por la noche y en la mañana. Todos los días quieren que les lean el Nuevo Testamento.»

«Les respondí que las niñas habían recibido a Cristo en su corazón, que era el Espíritu Santo quien estaba transformado el corazón de sus hijas. Lilia, abuela de las niñas dijo, ‘han cambiado mucho para bien.  ¿Qué tenemos que hacer nosotras?’  Les contesté: ‘recibir a Cristo como el Salvador de su vida.'»

«Aquella tarde fue gloriosa porque dos almas más entregaron su vida a Cristo. Ahora las niñas, mamá y abuela están estudiando juntas el discipulado El Camino de la felicidad«.

Pastora Hilda Gómez

Zinacantepec, cabecera municipal del municipio del mismo nombre y parte de la zona metropolitana del Valle de México. Es un poblado de costumbres muy arraigadas e idolatría. Somos el primer templo evangélico del lugar y el apoyo que recibimos de Cruzada Mexicana nos está abriendo puertas para llegar al corazón de las familias que tienen necesidad económica y espiritual.

A raíz de la pandemia, los hermanos tenían reservas de llevar a cabo el proyecto de Semana Santa por temor al contagio. 

Amor en acción, entregando despensas

En Zinacantepec, la mayoría de sus habitantes no tiene conocimiento de la Palabra de Dios. Cuando les expresamos que nuestro propósito es entregarles una despensa y orar por sus necesidades, el entorno de desconfianza cambio y nos permitieron hablar de Cristo.  Muchas familias lo reconocieron como su Salvador.

Grupo de discipulado

«Hace dos meses, mi hijo Noe Martínez tuvo un accidente en la carretera.  El carro fue pérdida total, pero gracias a Dios, a mi hijo no le paso nada. A partir de ese momento, sentí que Dios me empezó a llamar.»

«El pastor Enrique Hernández me visitó, me entregó un folleto Carta de amor paternal y me dijo: ‘léalo, encontrará cuanto Dios le ama.’ Seguí el consejo del pastor y encontré el texto bíblico que dice, ‘antes que te formarse en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifique, y te di por profeta a las naciones.‘  Jeremías 1:5″

«Entonces entendí que Dios siempre me ha amado y me conoce y me ha invitado a ser su hija. Esas palabras me impactaron en lo más profundo de mi corazón.»

«Nuevamente vino el pastor y me entregó una despensa y me invitó a estudiar la Palabra de Dios, en mi casa. Para mí, todo ha sido de mucha bendición empezando por el haber recibido a Cristo en mi corazón.»

«Ahora estoy muy ansiosa por saber más de la Palabra de Dios. El discipulado El Camino de la felicidad que estamos estudiando me ha ayudado a comprender el propósito que tiene el Señor para mi vida y la de mi familia.  Dios bendiga al pastor Enrique y a los hermanos de Cruzada Mexicana por su apoyo y amor para con nosotros.»

Amada Viveros López

Algunos congregantes se motivaron a compartir el Evangelio ya que al no asistir al templo, por causa de la pandemia, habían perdido el ánimo de predicar.  Esperamos que los estudios de discipulado, en los hogares den mucho fruto y se consoliden los nuevos creyentes hasta llegar a bautizarse. Logramos entregar 75 despensas, 100 personas recibieron a Cristo, se formaron 25 nuevos grupos de estudio bíblico y 80 personas están estudiando el discipulado, El Camino de la felicidad.

«Estoy muy agradecida con todos los hermanos que forman CRUZADA MEXICANA, gracias al apoyo que hemos recibido como Iglesia, cada uno de los congregantes tenemos la bendición de compartir la Palabra de Salvación que nos trajo nuestro Señor Jesucristo y es un privilegio trabajar juntos en este gran proyecto.»

«¡Sé que Dios obrará en cada familia que reciba a Jesús en su corazón! Durante mucho tiempo estuve callada, sin hablarles a las personas del amor de Cristo. Le doy gracias a Dios porque la pastora Hilda Gómez me invitó a participar en este proyecto maravilloso de llevar el evangelio de Jesucristo a los hogares de nuestra comunidad. Dios les bendiga y multiplique grandemente.»

Karla Contreras Guadarrama
Grupo de Discipulado

«Yo me congregó en el Centro Familiar Cristiano «Pueblo de Dios».  Estoy muy agradecida con Dios por la vida de los hermanos de Cruzada Mexicana porque nos hicieron parte de este proyecto. La Palabra de Dios se está extendiendo y más familias están conociendo del Señor.»

«Quiero compartirles que el Señor me ha mostrado su amor al ayudarme a sentir que si puedo evangelizar.  Las familias dónde se han dado los estudios están muy contentas y agradecidas con el Señor. Las despensas han sido de bendición para quienes las recibieron porque nos dijeron que les hacía falta tener una despensa pues se estaban quedando sin alimentos.»

«Sobre todo, están recibiendo la Palabra de Dios en su corazón. Que Dios les bendiga mucho y multiplique todo lo que han compartido.»

«Doy gracias a Dios quien supera nuestras expectativas y permite que le sirvamos en estos tiempos difíciles. ¡Glorificó al Señor pues todo es por Él y para Él!»

Beatriz Mejía

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Corazones transformados" Deja un comentario

  1. La petición más sincera de quienes pertenecemos a Cruzada Mexicana, es que Dios nos conceda fortaleza, sabiduría y derrame de Su Espíritu Santo para poder continuar dando apoyo a todos los Pastores, miembros de Iglesia, Líderes de evangelismo que acepten el reto de unirnos como el ejército espiritual que somos, y juntos salir a extender el Reino de Dios entre nuestro pueblo mexicano.
    Felicitamos y saludamos a los hermanos en Enrique e Hilda Hernández, fieles siervos de Dios que por años han unido sus fuerzas con Cruzada Mexicana y aquí vemos coronados sus esfuerzos. Que Dios los siga usando y bendiciendo abundantemente junto con toda su congregación de la Iglesias Pueblo de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: