Saltar al contenido

Ahora soy un hijo de Dios

Centro de Rehabilitación
Irapuato, Guanajuato

Debido a la gran necesidad espiritual que hay en los anexos y centros de rehabilitación, el Señor ha puesto en mi corazón predicarles la Palabra de Dios a estos jóvenes porque Jesucristo es el único que puede sanar el corazón de los que están atrapados en las adicciones.

A pesar de las pruebas que pasé en estos días, porque estuve muy enferma, mi oración era: “Señor, si Tú me levantas de esta enfermedad voy a continuar predicando Tu Palabra, si esa es Tu voluntad para mi vida.”

¡Y el Señor me sanó! Nuevamente estamos en los anexos predicando la Palabra de Dios a estos jóvenes que necesitan ser salvados por Cristo.

Iniciamos el discipulado El camino de la felicidad con estos jóvenes que se encuentran como aquél ciervo del Salmo 42: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía, mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo.”  Gracias a Dios, a través de este discipulado estos jóvenes están entregando su corazón a Cristo.

«Llegué a este lugar con severos problemas de adicción a las drogas. Mi vida estaba destruida, perdí todo, tenía el deseo de quitarme la vida porque no tenía paz por todas las cosas que había realizado.

Sin embargo, escuché la Palabra de Dios por medio de este discipulado El camino de la felicidad y me di cuenta que la causa de mi desgracia había sido por haber pecado contra Dios. 

El pastor Mercado me explicó que era necesario entregar mi vida a Cristo para que Él perdonara mis pecados y me diera la oportunidad de comenzar una nueva vida en Cristo Jesús.

Ahora soy un hijo de Dios y he comenzado a buscarlo más. Para cuando salga de este lugar, regresaré a mi casa para pedirle perdón a mis padres por todo el daño que les he causado y decirles que es necesario que también acepten a Jesús como su Salvador.»

Interno del centro de rehabilitación

Salud Mercado

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Ahora soy un hijo de Dios" Deja un comentario

  1. Nuestra oración y cuidado por los internos de este centro de rehabilitación y muchos otros donde Cruzada Mexicana participa llevando apoyo en folletos y enseres de limpieza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: