Saltar al contenido

Sabemos que Su Palabra jamás regresa vacía

Iglesia Cielos Abiertos, pastor Raymundo Chimal
Kanxoc, Valladolid, Yucatán

Kanxoc es una pequeña localidad del estado de Yucatán. El 99% de la población es de origen indígena, mayas, y la mayoría se dedica a la agricultura. Una de las ceremonias más arraigadas de esta comunidad es el «Ch» o «Chaak» que consiste en pedir la lluvia al dios «Chaac» y sus cuatro ayudantes que se localizan en cada punto cardinal.

Estas costumbres ancestrales hacen que las personas no vean con agrado que les prediquemos el Evangelio, pero con la ayuda de Dios, lo predicamos.

Utilizamos los folletos que hemos recibido de Cruzada Mexicana, y gracias a estas herramientas hemos iniciado una nueva misión en esta región. Hemos alcanzado algunas almas para Cristo.

«A pesar de las adversidades que implican predicar el evangelio de Jesucristo en las comunidades mayas de Yucatán, hemos llegado a muchos hogares. Algunos nos reciben, otros son indiferentes, pero con la ayuda de Dios logramos difundir Su Palabra con denuedo.»

«Encontramos a un joven en silla de ruedas, Yaxkin se llama. Nació con problemas físicos y nos comentó que toda su vida ha sufrido el desprecio de muchas personas debido a su condición. Esto ha causado en él múltiples sensaciones de insuficiencia. A veces, depresión, otras ansiedad. En general se siente abandonado.»

«Le hablamos del amor de Dios, le explicamos que no está solo, Jesús murió por él en la cruz del calvario para darle vida en abundancia. Derramó sus lágrimas y pidió a Cristo que perdonara sus pecados y lo ayudara para buscarle de todo corazón. Estamos convencidos que ha creído que en Dios todo es posible. Nosotros sabemos que Su Palabra jamás regresa vacía.»

«Dios bendiga a Cruzada Mexicana por el apoyo que nos ha proporcionado enviándonos esta literatura.»

Pastor Gamaliel Solis

Un comentario sobre "Sabemos que Su Palabra jamás regresa vacía" Deja un comentario

  1. Es doloroso ver cuánta necesidad hay nuestro país de conocer el mensaje esperanzador del Evangelio de Jesucristo. Pero, cómo oirán si no hay quien les lleve esas palabras de vida eterna? Oremos porque día con día hayamos más cristianos comprometidos con nuestros connacionales y les llevemos la oportunidad -quizás la única o última de su vida- de conocer el Camino de Vida que es sólo Cristo Jesús.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: