Saltar al contenido

Entregué mi vida a Cristo y ahora tengo la vida eterna

Iglesia Getsemaní Distrito Metropolitano ICP, pastor Ismael Pérez Ruiz
Naucalpan, Estado de México

Los tianguis y mercados continúan siendo los lugares adecuados para evangelizar ya que a estos acuden todos muchas personas para realizar sus compras y ventas de los productos de la canasta básica.

«Me dedico a vender pan en los tianguis de Naucalpan. En una ocasión anterior, me dieron un folleto, pero me enojé mucho y lo tiré al piso y se perdió. Pasaron semanas, hasta que, en otra ocasión, me entregaron un librito que era el Evangelio de Juan. Esta vez, no se por qué, lo recibí con gusto. Quien me lo entregó me dijo que lo leyera porque en su lectura encontraría la verdad acerca de Dios.»

«Le dije que conocía de Dios y que no requería más verdad. Él insistió, abrió el libro y me dio a leer: «estas empero son escritas para que creáis que Jesús es el Hijo de Dios y para que tengáis vida en Su nombre.» Juan 20:31.»

«Lo que me faltaba entender es que la Verdad de Dios es que tengamos vida eterna y no solo conocer de Él como yo creía. Entregué mi vida a Cristo y se que ahora tengo la vida eterna.»

Octavio Gutiérrez

Buscamos mejores alternativas para acercarnos a la gente. Nos colocamos con cartulinas y mantas en las entradas de los mercados utilizando cartulinas y mantas en las que escribimos partes de versículos bíblicos o frases impactantes acerca de Dios. La gente los lee y aprovechamos para regalarles folletos o evangelios. Además, estamos compartiendo el mensaje de salvación con un megáfono. Cuando es posible, abordamos a la gente para ampliar el mensaje. Algunos otros, entramos al tianguis repartiendo folletos y evangelios al público.

Hay gente que ha entregado su vida al Señor. La iglesia no ha guardado silencio en esta pandemia, alzamos la voz anunciando las verdades del Evangelio por doquier. Dios ha salvado a muchas personas, y sabemos que en su momento, el Señor tocará el corazón de más.

El evangelio de San Juan Siete Pasos es muy efectivo para que la gente lo reciba, lo lea y lo entienda. Gracias a Dios por Cruzada Mexicana que lo provee para que las iglesias lo distribuyamos en nuestras labores de evangelismo. Oramos a Dios para que Él siga proveyéndoles de más literatura para que la sigan compartiendo con nosotros y de esta manera siga llegando a todo mundo que requiere conocer la Verdad de Dios en Cristo Jesús.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: