Saltar al contenido

Rescatado de las garras del enemigo

Iglesia El Buen Samaritano, pastor Carlos Castillo
San Luis Potosí

En los centros de rehabilitación donde hemos estado predicando la Palabra de Dios, encontramos personas con un pasado muy doloroso que los ha orillado a tomar malas decisiones, tales como caer en el alcoholismo, las drogas y delinquir, lastimando a sus familiares. 

Esto ha sido a causa de que desde la niñez les faltó el amor de Dios para guiar sus vidas. Como iglesia, hemos entendido que nuestro trabajo es llevar la Palabra de Dios a los que sufren; a los enfermos; a los necesitados; a aquellos que la sociedad ve como la escoria del mundo.  Nuestro Señor y Salvador Jesucristo dijo que Él vino a buscar y salvar todo lo que se había perdido. Lucas 19:10 El evangelio establece que todo aquel que ha cometido pecado, si se arrepiente, encuentra el perdón de Dios y la salvacion de su alma.

A pesar de todos los obstáculos que hemos enfrentado – ya que, por un tiempo, nos suspendieron las visitas por causa de la pandemia- hoy, gracias a Dios, tenemos la oportunidad de continuar predicando Su Palabra en estos lugares de rehabilitación. El apoyo que recibimos de Cruzada Mexicana, proporcionándonos Biblias económicas, fue extraordinario, ¡logramos entregar más de 100 Biblias a los internos!

«Llegué a este lugar por consumir drogas.  Vengo de una familia donde todos eran alcohólicos. Recuerdo que mi madre, sin siquiera titubear, en el biberón de mi hermanita de 4 años, en vez de ponerle leche, lo llenaba de cerveza.»

«Por todas las circunstancias que vivía, mi corazón se fue llenando de resentimiento. A los 15 años, ya me había convertido en drogadicto y delincuente.  Aprendí a las malas que no importa que drogas consumas, siempre llevarás una vida de sufrimiento.  No comprendes que significa el ser amado y por ello te alejas de todos, desconfías de todos, inclusive de aquellos que quieren lo mejor para ti.»

«Poco a poco, las drogas te destruyen emocional, física y espiritualmente. Entonces, pierdes toda razón para vivir y entras en ese círculo vicioso de las drogas donde te esclavizan y cada vez dependes más de ellas; éstas se han convertido en tu dueño.»

«Despiertas todas las mañanas, buscando desesperadamente consumir una dosis más fuerte. Te lo puedo asegurar, llega un momento en tu vida en que sólo deseas morir. Nunca me saciaba, siempre deseaba más y más. Vivía en la miseria.»

«No me importaba hacer lo que fuera para conseguir más droga; podía robar, prostituirme y hasta matar.  No sé cuantas veces llegué a un hospital agonizando, a punto de morir.»

«Reflexionando sobre esa vida de miseria, dónde Jesucristo me encontró, pienso en lo que hubiese pasado con mi alma si hubiera muerto alejado Dios; en estos momentos estuviera yo en el infierno por toda la eternidad.»

«Gracias a Su amor y Su paciencia, hoy tengo a Cristo en mi corazón y me siento libre. Cuando leo mi Biblia, me dan ganas de llorar y me humillo ante Dios, oro y le digo que no tengo como pagarle su rescate.  Entonces, le vuelvo a decir: ‘Señor toma mi corazón‘».

«Hay un pasaje en la Biblia que me encanta: “Os daré corazón nuevo dentro de vosotros; y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” Ezequiel 36:26″

«Cada mañana, ésta es mi oración para que no le falle a mi Señor y para que el día de mañana pueda testificar de las maravillas que ha hecho conmigo.

(por seguridad no se menciona el nombre del que testifica)

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Rescatado de las garras del enemigo" Deja un comentario

  1. El ministerio de Cruzada Mexicana tiene muchas facetas; es decir, se enfoca a diversidad de personas que viven circunstancias diferentes y especiales. La experiencia de convivir con personas en los centros de rehabilitación es una de las facetas más intensas que hacen que quienes hemos tenido el gozo de compartir el Evangelio con los internos, seamos transformados espiritualmente, porque Dios nos llena de humildad y compasión por esas personas cuyas circunstancias familiares los han orillado a hundirse en el vicio. Pero cuando la luz de Cristo ilumina sus obscuras vidas, la transformación es tal, que no podemos más hincar nuestras rodillas y agradecer al Dios de la vida el rescate de esas almas hermosas que brillan después, por su fe puesta en Jesucristo, el Autor y Consumador de la FE.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: