Saltar al contenido

Predico la Palabra de Salvación casa por casa y por las calles

Iglesia Bethel, pastor Elser Gutiérrez Vazquez
Juchitán de Zaragoza, Oaxaca

Es triste decir que la inseguridad es el mayor problema que vivimos y ahora con todo lo que ha provocado la pandemia, mucha gente justifica el robar u otras cosas que hacen. Dónde vivo, la gente no es muy sociable, cuando salgo a evangelizar con los folletos y mi Biblia, toco a sus puertas para compartirles la Palabra, pero muchos no salen. Esto es común por tantas cosas que están pasando en nuestra ciudad y nuestro país. Sólo conozco a los que están cerca de mí y les comparto la maravillosa Palabra de Jesucristo. Tengo la confianza que a su debido tiempo el Padre eterno dará crecimiento a Su Palabra en mis vecinos y en todos aquellos a quienes les comparto un folleto en las calles.

Me identifico con la gente pues antes en mi vida había mucha tristeza, dolor, amargura, odio, resentimiento y sed de venganza. Mis palabras eran sólo insultos y groserías. No sabía para qué había nacido y a dónde me dirigía. Tenía una vida llena de frustración y egoísmo; era orgullosa, sentía que mi vida no tenía color ni sentido, pero creía que así era la vida del ser humano, uno nace llorando y muere llorando. Tristemente, eso creía, para mí era normal practicar las cosas que hacen los demás aun viendo las consecuencias. Estaba hueca en todo mi ser.

Cuando Jesús entró a mi corazón, fue un día muy especial, cada vez que lo cuento lloro de gratitud porque nunca me lo imaginé, ni lo esperé. Antes me habían hablado de Él pero no prestaba atención. En un par de ocasiones se paró un carro anunciando la Palabra de Salvación y yo lo escuchaba pero tampoco le tomaba importancia, hasta que el 23 de septiembre de 2017, que me encontraba en casa de mi suegra, cerca de la iglesia a la que ahora pertenezco, escuché cantos que conmovieron mi ser. No era casualidad, ese día Dios me sacó del horno de hierro con Su poderosa mano. Desde ese día y hasta hoy, Él me ha sustentado y fortalecido.

Hoy utilizo el material de Cruzada Mexicana para predicar la Palabra en las calles y tocando casa por casa para regalar un folleto a esas familias que viven en desesperación, sin esperanza y con muchos problemas por no tener a Cristo en su corazón. Somos testigos de los frutos que el Padre eterno y Creador nuestro está haciendo en las familias que han recibido un folleto

Luz Areli Aquino Regalado

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Predico la Palabra de Salvación casa por casa y por las calles" Deja un comentario

  1. Hermoso testimonio de la hermana Luz Areli. A ella le aseguro que el día que estemos en los cielos, ante el Trono de Dios y al lado de nuestro Señor Jesucristo, usted se sorprenderá al ver cuántas personas estarán allí también, como resultado de la fidelidad de usted, al darles el mensaje escrito en los folletos.

A %d blogueros les gusta esto: