Saltar al contenido

Paz, ahora tengo paz

Iglesia Puera de Zión, pastor Luis Manuel Hernández Alemán
Xalapa, Veracruz

Mi vida puede ser muy compleja en algunas ocasiones, mis padres no conocen del evangelio y creen en Dios a su manera. No se oponen a que yo vaya a la iglesia, pues han visto que mi comportamiento es mejor que incluso el de muchos de mis primos. Sólo me piden que no descuide mi trabajo y escuela.  Ahora tengo en claro que el orden de mi vida debe ser primero Dios, después familia y trabajo.

Mi vida antes de Cristo era vacía y muy triste, no tenía gozo en lo que hacía, era como un robot, muchos de mis supuestos amigos trabajan todos los días para gastarlo después en los vicios y drogas.  Ellos no asisten a la escuela y tienen problemas con todo mundo. Llegó el momento en que ya no encajaba con ellos, me estaba volviendo una persona solitaria, ni en mi casa podía lograr esa paz que necesitaba junto con las ganas de hacer algo de mi vida.

Buscando respuestas me salía de casa a caminar y así fue como Jesús me llevó a las respuestas que necesitaba.  Observé a un grupo de personas que se reunían a orar y me detuve, estaban alabando a Dios y sentí la necesidad de detenerme y escuchar la música, eso me dio paz.  Al pasar de los días, iba intencionalmente a sentarme y escuchar las alabanzas.  Un día -supongo ya me habían observado- salió un hermano y me invitó a pasar a lo cual rápidamente dije que sí.  Allí oraron por mí, me hicieron la invitación para asistir formalmente a la iglesia y tomar un estudio bíblico para que pudiera tener aún más respuestas de Dios y conocerle cada día más. 

El problema ahora era como decirles a mis padres que estaba asistiendo a una iglesia Cristiana, pero por medio de la oración junto con los hermanos, Dios escuchó mi necesidad y puso en el corazón de mis padres el entendimiento para no oponerse a mi decisión de seguir a Cristo, lo cual me dio aún más paz y convicción de conocer más de mi Señor y Salvador.

Jesús realmente cambió mi vida, le dio un giro de 180 grados y me llenó de paz, gozo y felicidad. Siento que Él me dirige por medio de Su Espíritu Santo y me ayuda a tomar decisiones en mi vida diaria. Ahora puedo compartir con los demás lo que Él ha hecho en mí. No todos me escuchan, pero eso no me detiene, sigo adelante con el consentimiento de mis padres para hacer la voluntad de Dios y oro todos los días porque mi familia venga a los pies de Cristo.  Estoy seguro que, así será en el tiempo de Dios.

Daniel Guerrero

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Paz, ahora tengo paz" Deja un comentario

  1. En Cruzada Mexicana unimos nuestras oración a las de Daniel Guerrero y confiamos en que, a través de su testimonio personal, muy pronto sus padres querrán conocer a quien ha llenado de paz y tranquilidad el corazón de su hijo.

A %d blogueros les gusta esto: