Saltar al contenido

Jesús me dio otra oportunidad

Centro de Adoración, Misericordia y Restauración, pastor David Ulloa
San Agustín, Celaya, Guanajuato

Recuerdo que cuando era niño, mi abuela me llevaba a la iglesia y me aprendí todo el Salmo 42 de memoria. Sin embargo, fueron pasando los años, dejé de ser niño y en la adolescencia tomé decisiones que me apartaron del camino del Señor. Han pasado más de 30 años y mi vida se caracterizó por estar inmersa en adicciones como el alcoholismo y las drogas. Muchos días, estaba alcoholizado y perdía la cordura.  En algún momento, me senté en la banqueta de la calle y de alguna manera algo pasó en mi mente que pensé en Dios y recordé el Salmo que me había aprendido cuando era niño.  Ya no lo recordaba todo, pero algunas partes sí. 

“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía… ¿Por qué te abates oh alma mía y te turbas dentro de mí?  Espera en Dios porque aún he de alabarle por la salvación de su presencia. Dios mío, mi alma está abatida dentro de mí…” 

Salmos 42:1,5,6

En ese momento, le estaba pidiendo a Dios que me sacara del agujero dónde me encontraba porque mi vida estaba atormentada.  Hubo días que deseé la muerte; muchas veces intenté suicidarme, pero algo pasaba que no lograba hacerlo. 

Así me encontraba sentado cuando se acercaron dos mujeres con un papel en la mano y me dijeron: “Que bueno que lo encontramos, tenemos algo para usted de parte de Dios.”  Y me entregaron el folleto: El perdón de los pecados y me dijeron que Cristo me amaba y que había muerto por mí en la cruz.  Ellas no lo sabían, pero estaba necesitando del auxilio de Dios para mi alma. En ese momento les comenté todo lo que me pasaba; ellas oraron por mí, para que me reconciliara con Dios. 

Jesucristo en Su gran misericordia me dio otra oportunidad y salvó mi vida.  A partir de ese momento, mi oración es no volver al pecado; siempre le pido que me ayude a buscar Su presencia todos los días de mi vida, hasta el último aliento de vida que tenga. 

Con la ayuda y guía de Dios, quiero testificar a las personas que Jesucristo es el único que puede perdonar los pecados de la humanidad y darnos paz.

Hernán Sánchez

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

2 comentarios sobre “Jesús me dio otra oportunidad Deja un comentario

  1. Asi como este hermano habemos muchos que nos alejamos de Nuestro Señor Jesucristo pero pero a diferencia de nosotros como seres humanos tenemos la Gran Bendicion de que Nuestro Señor Jesucristo nunca nos va abandonar , siempre contaremos con la opurtunidad de ser rescatados y ser salvos siempre que realmente lo aceptemos con un sincero arrepentimiento de todo corazon y nunca perder la FE

  2. Una constancia más del poder redentor del Señor Jesucristo. Oramos porque Hernán se acerque a una congregación cristiana, dónde como su familia espiritual lo ayuden y acojan en el amor del Señor para que se sienta apoyado por los hermanos.

A %d blogueros les gusta esto: