Saltar al contenido

Hago pública mi confesión de fe en obediencia al mandato de Dios

Iglesia Bautista Independiente Rey de Reyes, pastor Julio Carrera Paulin
Orizaba, Veracruz

Mi vida sin Cristo era triste y sin propósito. Vivía basándome en mi sabiduría, creyendo que siempre tenía la razón en todo. El tener parrandas con los amigos era para mí algo normal. Sentarme a leer la Biblia no era importante, era aburrido y mucho menos podría aceptar que alguien me estuviera hablando sobre temas espirituales.

En mi hogar no había comunicación ni respeto. El amor era a mi manera, no me daba cuenta pero eso obviamente no funciona para tener una buena vida. El respeto y la confianza se ganan y el amor se demuestra día a día, pero ¿cómo podemos mostrar amor si no estamos llenos de amor? ¿qué podemos dar? Poco a poco, Dios fue haciendo que mi vida tomara un rumbo diferente poniendo personas en mi camino que le conocían y se apasionaban por hablar de Sus maravillas y de cómo sus vidas y familias son testimonio de que Cristo restaura, provee las herramientas y nos ayuda a salir en victoria. 

De esa manera, fue despertando en mí, el interés por ver cómo era que otras personas asistían a la iglesia, estudiaban la Biblia y tenían esa comunión con el Señor. Sus familias se veían unidas, con problemas sí, pero llenos de paz, confiando en Dios todopoderoso y Su voluntad.

Entonces, decidí escuchar el mensaje de la Palabra de Dios, que antes había oído, pero sin entender. Y fue el Espíritu Santo quien me dio el entendimiento. Por primera vez, comprendí mi condición de pecador, acepté que Cristo murió por mí, y supe que era necesario arrepentirme de mis pecados, confesarlos y pedir que Jesús entrara a mi corazón para que Él tomara el control de mi vida desordenada y pusiera paz en mi. Así pasé un tiempo siendo enseñado en la Palabra de Dios, fui discipulado y renovado espiritualmente.  Entonces, decidí ser bautizado en agua haciendo mi confesión de fe, obedeciendo el mandato de nuestro Señor y salvador Jesucristo, escrito en Mateo 28:19-20.

Ahora sé que soy un hijo de Dios y mi deseo es compartir el Evangelio a otras personas que aún viven en la ceguera espiritual como yo viví por mucho tiempo.

Pedro Ortiz

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: