Saltar al contenido

Folleto: ¡Mexicanos al clamor de guerra!

Un folleto adecuado para compartir durante las fiestas patrias. Si bien nos sentimos libres y agradecemos a los héroes que nos han dado patria, este folleto nos invita a reflexionar en una libertad que va más allá: Una libertad de la esclavitud del pecado.

Haz clic en la imagen para leerlo

« y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres»

Juan 8:38

¿Ya lo conocías? Compártenos un testimonio acerca de cómo lo has utilizado y cómo ha sido de bendición para ti o para las personas a quienes lo has compartido.

Si te interesa conocer más de los folletos que tenemos, puedes consultarlos aquí: Catálogo de Folletos

También contamos con material de edificación y consolidación que puede servirte para conocer más del amor de Dios: Herramientas de Discipulado

Ponemos a tus órdenes este material para tus campañas evangelísticas: Solicitud de Material y uno de nuestros promotores se pondrá en contacto contigo.

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Folleto: ¡Mexicanos al clamor de guerra!" Deja un comentario

  1. Personalmente he tenido la oportunidad de entregar “Mexicanos al clamor de guerra” en algunos eventos que me han invitado, como por ejemplo en la explanada de la ciudad de Toluca. Me encontré con miembros de las fuerzas armadas que estaban descansando después del desfile de ese 16 de septiembre. Uno de ellos tomó el folleto y lo comenzó a leer frente a mi. Me dijo que hasta ese momento, no sabía quiénes habían compuesto nuestro hermoso Himno Nacional, y ese dato fue el que lo impulsó a seguir leyendo el mensaje de Jesucristo. Me pidió que esperara a que lo leyera completo. Al terminar me dijo: “Hasta hoy, no había caído en la cuenta de que soy un esclavo del pecado, y que necesito ser liberado. ¿Dígame cómo hacerlo?”.

    Ahí Dios me dio la oportunidad de explicarle la sencillez del Evangelio de Jesucristo y le indiqué el domicilio de la iglesia que estaba distribuyendo esos folletos. Me prometió que en la primera oportunidad que estuviera franco, visitaría la iglesia. Es mi oración que ese mensaje haya quedado en el corazón de aquel militar y de muchos otros que recibieron el folleto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: