Saltar al contenido

De gracia comparto lo que de gracia he recibido

Iglesia Agua Viva, pastor Roberto Méndez Ambriz
Torreón, Coahuila

Torreón es una ciudad del estado de Coahuila que por muchos años ha sido asolada por la delincuencia organizada. Para colmo de males, la pandemia está rematando las circunstancias, dañando familias enteras y como en todas partes del mundo, afectando a los más vulnerables. Nosotros sabemos que la gente debe saber que hay esperanza en Cristo Jesús.

Antes de que mis ojos fueran abiertos a la luz espiritual, mi vida era de tristeza, frustración y mucha desesperanza, siempre pensando en las cosas materiales de este mundo, sin pensar que todo esto es pasajero y que cuando morimos, nada nos llevamos. Doy gracias a Dios por Su amor y paciencia conmigo. Siempre me rodeó de personas que me hablaron de Él y me daban sus propios testimonios de Su gran amor por toda la humanidad al enviar a su hijo Jesucristo a morir en la cruz por nuestros pecados, sin nosotros merecerlo. Muchos fueron los que me compartieron el Evangelio y el Espíritu Santo fue abriendo mi entendimiento, poniendo en mí, cada día, la necesidad de conocer más de Dios y Sus promesas.  Poco a poco, me iban sacando de la ignorancia espiritual en la que vivía, llena de costumbres idolátricas y enseñanzas de hombres, siempre acomodando las cosas a mi conveniencia. 

Me estremecí cuando comprendí que Cristo ha perdonado mis pecados, y ha cambiado mi manera de pensar y de hablar. 

Hoy sirvo a Dios en Su obra, lo que recibí de gracia, lo mismo doy.  En agradecimiento a Su bendito amor, comparto el Evangelio a toda persona que veo y que me permite que le muestre cómo Dios nos ama muchísimo y tiene un propósito para cada uno de nosotros. Salgo, junto con más hermanos de la iglesia y vamos regalando los folletos que nuestros hermanos de Cruzada Mexicana nos comparten, para que la gente reciba el Evangelio de salvación.  Con los folletos, se llevan además un mensaje bíblico para meditar en sus hogares. Nosotros sembramos la semilla y el Espíritu Santo dará crecimiento.  A cada persona, le explicamos que es necesario tomar la decisión personal de aceptar a Cristo como nuestro Salvador. Primero, debemos reconocer que somos pecadores, y pedir a Cristo perdón por nuestras faltas y entregarle nuestra vida para dejarnos guiar verdaderamente por Su Santo Espíritu. 

A través de Su Palabra, conocemos Sus mandatos y si los ponemos en práctica dejamos de sufrir. Entonces podemos disfrutar la vida en Cristo, viviendo de acuerdo con Su voluntad. En esta pandemia y cosas desagradables que vivimos, debemos saber que nuestro Señor Jesucristo tiene el control, sólo debemos confiar en Él cómo lo enseña Su Palabra en Juan 16:33 “estas cosas os he hablado, para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Martín Valencia

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: