Saltar al contenido

¡Cristo me ha libertado!

Iglesia El Arca de Salvación, pastor Carlos Castillo
Graciano Sánchez, San Luis Potosí

El Penal de la Pila, es conocido como Centro de Reinserción Social de la Pila en tranquilidad. En su interior hay 1200 internos, el 10% son cristianos. Dentro del Penal, existen cárceles chiquitas que están separadas de la población general, como son Seguridad Individual e Inimputables donde tenemos acceso para predicarles la Palabra de Dios.

El día 21 de mayo del presente año, visitamos el Penal para bautizar nuevos hermanos en Cristo del área de seguridad individual. ¡Alabado sea el Señor! Obtuvimos el permiso para realizar los bautizos y tomar algunas fotos.

En ésta área están las personas más peligrosas, los que han pertenecido a los carteles de la droga y a los grupos armados del crimen organizado. Este es un lugar suigéneris, a veces hay pugnas entre los grupos rivales y se suscitan riñas.  Sin embargo, algunos de ellos están arrepentidos y ahora están en el buen camino, a tal grado que tomaron la decisión de bautizarse como obediencia al Señor. 

Previamente, ellos recibieron a nuestro Señor Jesucristo como su salvador personal. Lo increíble es que ahí están sus jefes anteriores y les permiten ser parte ahora del grupo de cristianos.

No podemos dejar de sentirnos sorprendidos de cuan grande y maravilloso es el Señor Jesucristo; lo que para el hombre es imposible, para Dios todo es posible.  Estas 7 personas que tomaron la decisión de bautizarse eran de lo vil y despreciado del mundo y hoy tienen la oportunidad de ser llamados hijos Dios, quien los ha adoptado como Sus hijos por su fe en Cristo Jesús. Estos milagros que nuestro Señor continúa realizando nos fortalecen en la fe para continuar predicando la Palabra de Dios con denuedo a todas las personas que están esclavizadas por el pecado. Les explicamos que la única manera para ser libres es recibiendo a Cristo como su Salvador. Escrito esta, “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” Juan 8:36

“Yo vengo de un hogar destruido, mis padres eran alcohólicos. A la edad de 12 años abandoné mi casa y me refugié con algunas personas que me forzaban a delinquir para tener comida y un lugar donde dormir.»

«Así comencé a llevar una vida miserable, empecé a consumir drogas y en mi mente me decía, ‘yo puedo manejarlas.’ Pero la realidad es otra, las drogas te van secando, hasta el cerebro.  Nada te hace sentir mejor, tanto que no te cansas nunca, no sientes fatiga, ni sueño, ni hambre, ni sed, ni dolor, ni preocupaciones.»

«El precio que se paga es muy alto.  Uno tiene que renunciar a todo. Pierdes tu salud y tu familia no quiere saber nada de ti. Tu voluntad ya no tiene ninguna dirección excepto surtir la droga. Sobre todas las cosas, pierdes además tu libertad y tu alma.»

«Así es como el enemigo te esclaviza, al grado que te vuelves instrumento del diablo para matar y robar. No les estoy contando un cuento de hadas; les estoy describiendo mi vida. Estoy en este lugar, encerrado, porque hice mucho daño. Sin embargo, aunque estoy entre las rejas, sé que mi Señor Jesucristo me ha hecho libre porque solamente Su sacrificio en la cruz es suficiente para el perdón de mis pecados.»

«¡Me bautizo para testificar públicamente que soy de Cristo!»

«Tu, que lees hoy mi testimonio, si has pensado consumir alguna droga, te aconsejo que no lo hagas.  Por otra parte, si ya has probado de todo y todo te ha fallado, ven a Cristo; Él transformará tu vida y gozarás de la vida eterna.»  

Testimonio de un preso (por seguridad no se menciona su nombre)

Dios bendiga a Cruzada Mexicana por apoyarnos con Biblias y folletos para llevar la Palabra de Dios hasta aquella celda donde están los más peligrosos, donde hay un alma que rescatar en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo.

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "¡Cristo me ha libertado!" Deja un comentario

  1. ¡Cómo no dar gracias a Dios y honrar Su santo nombre, por alcanzar a estos hermanos que han salido del amplio camino que lleva a destrucción! Es muy difícil que en un penal permitan tomar fotografías y, gracias a Dios, en El Arca de Salvación, se permitió que nos pudieran compartir estas hermosas imágenes donde compartimos el gozo que hay en los cielos por estos pecadores arrepentidos.

    Sigamos orando por el Pastor Castillo de Graciano Sánchez, S. L.. P., y su equipo de hermanos que lo apoyan para que sean cubiertos por la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo y sean bendecidos abundantemente en sus vidas y sus familiares.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: