Saltar al contenido

Conoció a Jesús en la cárcel y ahí se bautizó

Iglesia Arca de Salvación, pastor Ezequiel Gómez
Soledad de Graciano Sánchez, San Luis Potosí

Gracias a Dios continuamos predicando la Palabra de Dios en el penal de la Pila, dónde constantemente entran nuevos reos para pagar alguna condena por los delitos que han cometido. Estas personas llegan con mucho resentimiento, odio, deseos criminales; son vidas destruidas por el pecado; marionetas del enemigo, quien los usa para sus propósitos de destrucción.

Al inicio del año 2021, de los 12,000 reos que alberga el penal, el 10% eran cristianos. Gracias a Dios, hemos logrado incrementar hasta el 18%. Por ese motivo, nos han permitido usar un salón de usos múltiples como templo para predicar la Palabra de Dios. Muchas almas están siendo alcanzadas para el Reino de Dios. Como dice la escritura: «Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mi vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié». Isaías 55:11

Con esta fe en el Señor, estamos sembrando Su Palabra en este penal. Sabemos que la semilla sembrada germinará y dará su fruto a su tiempo. El claro ejemplo del resultado obtenido por este trabajo, es el bautizo de 20 nuevos hermanos.  Ellos han rendido su vida a Cristo, aún a pesar de haber tenido anteriormente una vida tan pecaminosa; fueron miembros de algún cartel de las drogas, o pertenecieron a grupos de armados del crimen organizado. Estas almas han sido limpiadas con la sangre de Cristo para una nueva vida conforme a la voluntad de Dios.

Dios bendiga a Cruzada Mexicana por apoyarnos con Biblias y folletos para llevar la Palabra de Dios hasta aquella celda más peligrosa dónde hay un alma que recatar en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo.

«Yo estaba atrapado en las drogas; la cocaína y la heroína fueron mi adicción por más de 20 años. Ésta adición comenzó desde que tenía 13 años, por los problemas familiares que continuamente tenían mis padres. Su separación me afectó severamente, caí en las adicciones, y abandoné a mi madre.»

«Mi adicción era tan grande, que no podía vivir sin las drogas. Comencé a robar para poder comprar la cocaína. Hice mucho daño a muchas personas.  Conforme iba en aumento mi adicción, empecé a tener problemas mentales: depresión, ansiedad, deliro de persecución, e intenté quitarme la vida muchas veces. Por los delitos que había cometido, caí preso en este penal de la Pila.»

«En una ocasión, estando en mi celda con cadenas porque era considerado como un reo peligroso, se acercaron dos varones con un libro en la mano y un folleto que decía, Una historia que puede ser igual a la tuya

«A decir verdad, me impactó el título: ¿una historia igual a la mía? ¡No puede ser!  Me entregaron el folleto, y me dijeron que solamente Cristo podía liberarme. Desde mi celda, comencé a leerlo y encontré esta pregunta: ‘¿Vale la pena vivir en la raya de fuego?'»

«Esta pregunta me hizo reflexionar como toda mi vida, había estado en la raya de fuego, sin lograr nada bueno, sino todo lo contario, sufría desgracia trás desgracia.»

«Como resultado, estoy preso, encadenado y condenado, por vivir una vida sin freno. Sin Dios. He probado de todo; pero todo me ha fallado. El folleto menciona que para Jesucristo no hay casos perdidos, todos somos rescatables. Entonces, me acerqué al lugar dentro del penal dónde los hermanos se reúnen para escuchar la Palabra de Dios.»

«En ese lugar reconocí a Cristo como mi Salvador y Señor, y en agradecimiento a Dios he decido bautizarme como testimonio de que soy una nueva criatura en Cristo Jesús.

Por seguridad no se menciona el nombre
Haz clic para leerlo o compartirlo

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

A %d blogueros les gusta esto: