Saltar al contenido

Compartiendo el mensaje de Salvación

Iglesia Casa de Dios, pastor Eliezer Rentería Jiménez
Puerto Vallarta, Jalisco

El Salitrillo, es una colonia muy cercana a nuestra iglesia; la mayoría de sus habitantes han llegado de otros estados con la intención de tener estabilidad económica. Lamentablemente, no cuentan con estudios por lo que les es difícil conseguir lo que buscan. Es común encontrarlos las tardes de los sábados junto con los amigos o compañeros de trabajo tomando bebidas embriagantes en las esquinas. Algunos se tornan violentos y con esa actitud llegan a afectar a sus familias. Es en estos hogares que el temor y la violencia son comunes.

Este panorama social es el que nos ha motivado como iglesia para llevar el mensaje de salvación a estos hogares, sobre todo en éstas épocas donde muchos de ellos reciben visitas de sus familiares quienes vienen de otros estados para pasar algunos momentos juntos en familia.

«En muchas ocasiones había platicado con doña Martita sobra la Palabra de Dios. Ella mostraba interés por conocer más, sin embargo, a su esposo Gregorio, no le gustaba que la visitara.»

«En una ocasión que salí a predicar, pasé por la casa de este matrimonio y encontré a don Gregorio sentado afuera de su negocio y le pregunté por su esposa. Como no estaba, aproveché el momento para compartirle un folleto. Consciente de que podría rechazarlo, me arriesgué, y para mi sorpresa, lo aceptó y me dijo: ‘si me gusta lo que dice, podemos platicar un poco en lo que viene mi esposa, quien ya no debe de tardar’.»

«Sabía que esto era por parte de Dios, así que comenzamos a hablar de la Palabra de Dios. Después de un rato, llegó su esposa. Entonces me invitaron a pasar a su casa para seguir conversando con ambos. Él dijo que había escuchado a su esposa orar por él, que Dios tocara su corazón y le conociera.»

«Platicamos por largo rato y antes de retirarme, acordamos en seguir visitándoles una vez a la semana.»

Lorena Guzmán

Ha sido un reto este proyecto por el estado de ebriedad en el que encontramos a las personas. En sus hogares, se comportan de manera violenta o indiferentes a la Palabra de Dios. En algunos hogares hemos sido rechazados e incluso insultados.

También los niños comparten del amor de Dios

Pero también encontramos corazones necesitados de la Palabra de Dios, hogares donde pareciera que nos estaban esperando para compartirles el mensaje de Salvación. Incluso hasta los niños participaron de esta actividad durante varios días y logramos visitar 150 hogares. 25 nos pidieron volver a visitarlos y compartirles más de la Palabra de Dios. Estamos seguros que Dios hará grandes cosas en esta localidad.

«Una tarde que salí a evangelizar, me encontré con dos personas que estaban tomando bebidas alcohólicas. Me acerqué a ellos para obsequiarles un tratado y tratar de conversar. Fueron amables e interesados en la Palabra de Dios, al grado que pudimos conversar por un largo tiempo.»

«Lo que más me sorprendió, fue que mientras conversábamos, uno de ellos tomó la botella de cerveza, la entregó en la tienda donde se encontraban y en lugar de ella, salió con un refresco y unas papas que compartieron conmigo.»

«Platicamos bastante tiempo, ellos se mostraron muy contentos y me permitieron orar por sus vidas. Antes de irme les di mi número de teléfono por si en algún momento quieren que los visitemos.»

Dorian Jiménez

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Compartiendo el mensaje de Salvación" Deja un comentario

  1. es grande lo que hace Dios por aquellas personas que ni nos imaginamos sean tocados por su palabra, lo que nosotros vemos imposible Dios lo hace posible

A %d blogueros les gusta esto: