Saltar al contenido

Aún en sillas de ruedas anhelo testificar de Cristo

Centro Cristiano de Integración Familiar, pastor Alfredo Rodríguez
Ciudad del Carmen, Campeche

A pesar de todas adversidades que enfrentamos como sociedad e iglesia, continuamos predicando la Palabra de Dios en diferentes regiones del Estado de Campeche. En esta ocasión, en la Isla de Ciudad del Carmen. Es un lugar muy visitado por turistas nacionales y extranjeros que llegan para disfrutar de sus hermosas playas, del color azul turquesa del mar y de sus paisajes extraordinarios.

En los últimos años, la falta de oportunidades de trabajo ha afectado severamente a los habitantes, ha aumentado la delincuencia y la falta de temor a Dios ha provocado la desintegración familiar. Con la ayuda del Señor y el apoyo de Cruzada Mexicana, continuamos predicando la Palabra en la isla. Ahora estamos gozosos, disfrutando de la cosecha de esa siembra. Siete nuevos hermanos tomaron la decisión de hacer pública su fe en Cristo Jesús.

«Soy originario de la Isla de ciudad del Carmen. Toda mi vida había vivido sin tomar en cuenta a Dios, estaba muy metido en el alcoholismo, pero conforme pasaba el tiempo en mi corazón había mucho resentimiento, esas raíces de amargura estaban provocando un gran vacío en mi corazón. En una noche de parranda estuve involucrado en una pelea y desgraciadamente recibí un balazo que perforo mi columna vertebral dejándome paralítico. Ahora me encuentro en una silla de ruedas para poder movilizarme.

Cuando más desesperado estaba, después de haber pasado por el quirófano para salvar mi vida, el Pastor Rodríguez me encontró en el hospital y me habló de la Palabra de Dios. Me dijo que el único que podía darme paz y perdonar mis pecados era Jesucristo.

El pastor oró por mí para que recibiera a Cristo como el Salvador de mi alma. Al salir del hospital, el pastor, junto con otros hermanos me visitaron en casa para continuar orando por mí. Cada semana he estado recibiendo un estudio de la Palabra de Dios.

Después de seis meses he tomado la decisión de bautizarme en obediencia  al Señor. Durante todo este tiempo, Dios ha estado hablando a mi vida, esos resentimientos que existían en mi corazón han salido porque he entendido que el perdón es la puerta para vivir una vida de plenitud en Cristo Jesús. Ya no quiero regresar a ese mundo dónde probé de todo y dónde todo me salió mal. Ahora con Cristo sé que aunque vengan las dificultades no estoy solo sé que Él va conmigo. Aún en esta silla de ruedas, mi anhelo es que algún día pueda testificar a las personas para que no vivan alejadas de Dios.»

Alfredo Reyes

El hermano Alfredo Reyes, fue llevado al mar por algunos hermanos. Tuvieron que cargarlo más de 50 metros para poder bautizarlo. Es una muestra de amor y compasión por las almas que necesitan tener un encuentro con El Creador.

Rigoberto Cuautle

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Aún en sillas de ruedas anhelo testificar de Cristo" Deja un comentario

  1. Damos la gloria y honra al Señor por este impresionante testimonio del poder salvador de nuestro Señor Jesucristo y oramos porque Alfredo Reyes sea muy feliz en la nueva vida en Cristo. Gracias a Dios por el hermoso ministerio del Pastor Rigoberto Cuautle en toda la Península de Quintana Roo.

A %d blogueros les gusta esto: