Saltar al contenido

Ahora le sirvo llevando a cabo la Gran Comisión

Iglesia Emanuel, pastora Laura Morales
Huajuapan de León, Oaxaca

Mi vida antes de conocer a Jesús era muy desordenada, estaba siempre sumergido en el alcoholismo, sin propósito de vida alguno. Tenía muchos problemas en casa porque mi esposa dedicaba tiempo a la iglesia y según yo me descuidaba al igual que a la familia. Claro que yo tenía los ojos cerrados a la verdad y sólo veía lo que quería ver. Todo lo relacionado con Dios no me interesaba. Sentía que eso alejaba a mi esposa de mí cada día, sin saber que tanto ella, como muchos en la iglesia, oraban por mí para que fuera libre de esa esclavitud que en mis fuerzas jamás pude dejar y sólo me dañaba.

Mi amada esposa se mantuvo firme, le creyó al Señor, persistió en oración y haciendo Su voluntad, mientras Él estaba tratando conmigo. Yo no lo podía entender, pero fue así como poco a poco, por medio de muchas oraciones el Espíritu Santo fue llevándome a la luz. Fui comprendiendo que necesitaba a Jesús en mi corazón. Veía matrimonios felices en armonía, juntos por todos lados. 

En mi soledad, le pedí a Dios me ayudara y me diera la oportunidad de recuperar a mi familia. Tuve que reconocer que sólo con Cristo en mi corazón podía salir de todo ello. Le pedí perdón por mis pecados, le entregué mi vida y le abrí mi corazón. A esto, mi Señor respondió con poder y mucho amor, me quitó el vicio y me dio las fuerzas y el valor para pedir perdón a mi familia.

Jesús cambio mi vida, dio orden a todo mi entorno y me liberó de esclavitud. Por este motivo decidí a consagrarme a mi Señor y ahora le sirvo llevando a cabo la Gran Comisión. 

Con la ayuda de los hermanos de Cruzada Mexicana, hemos y repartido varios folletos a la juventud. Me preocupa en especial la niñez, vemos cómo hoy las cosas en nuestro país están cada vez peor; hay muchos niños en la calle siendo presa fácil para la delincuencia y los vicios.  Otros están en casa, pero con acceso a todo por medio del internet, dónde muchos padres no saben lo que sus hijos están consumiendo virtualmente, como es la pornografía, violencia y bombardeados constantes que sólo los confunden.

 Ahora con Cristo en mi vida puedo ver y entender esas cosas que están mal. Es el Espíritu Santo quien me guía para ser cabeza en mi hogar, guiando a mis hijos en el camino del Señor y amando a mi esposa como enseña Su Palabra.

Roberto Rodríguez

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

A %d blogueros les gusta esto: