Saltar al contenido

¿Acaso no todos somos hijos de Dios?

Iglesia Aliento de Vida, pastor Isaac Morgan
Pueblo Nuevo Macuspana, Tabasco

Estamos iniciando una misión en esta comunidad con la fe puesta en nuestro Señor Jesucristo, predicando Su Palabra en estas rancherías. Nuestras oraciones han sido contestadas, anhelábamos tener folletos y a través de Cruzada Mexicana, el Señor nos dado las herramientas para poder ir de casa en casa, por las rancherías que se encuentran del otro lado de los ríos de esta región.

Cuando recibimos los folletos, le di la gloria a Dios, por fin tenía los folletos en mis manos. Le decía al Señor: «¡Voy compartir Tu Palabra a muchas personas!», y con ese gozo regresé a mi casa. Avisé a los hermanos para que llegaran a conocer los folletos y así comenzamos a ponerles el sello de la iglesia y seleccionándolos por títulos para llevar a cabo el evangelismo que habíamos planeado.

Encontramos a Adolfo Márquez en un taller mecánico, me acerqué a él para entregarle el folleto ¿Quién soy para que un Rey muriera en mi lugar? Adolfo me dijo: «Cuando era niño, había una señora que me leía la Biblia y me dijo cuando te sientas solo y triste, lee la Biblia y me regaló un nuevo testamento que trae los salmos. Cuando estoy angustiado sé que es el momento de abrir el Nuevo Testamento y voy al Salmo 91, «El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente», entendiendo que Dios me da Su protección. Pero me gustaría que me explicara un poco más.

Entonces le expliqué que Dios es todo amor, que cuando el sol sale por la mañana sale para todos y le compartí. Le dije: «Es necesario que recibas a Cristo para que tus pecados sean perdonados y seas un Hijo de Dios.»

Adolfo quedó callado por un momento meditando. «Entonces, ¿no todos somos hijos de Dios?» Le contesté que no, que todos somos creación de Dios pero para ser hijo de Dios es necesario reconocer que Cristo murió por nuestros pecados y que resucitó de entre los muertos para darnos vida. Nosotros siendo pecadores, Jesucristo siendo el Rey de Reyes, murió por nosotros para salvarnos. Adolfo tomó la decisión de recibir a Cristo como su Salvador. Estaremos iniciando una célula de estudio bíblico en su taller por las tardes con el tratado Vivo en Cristo.

Toda la gloria sea para nuestro Dios que nos permite llevar Su Palabra a todas aquellas personas que están esperando que alguien les hable de Cristo. Agradecemos a Cruzada Mexicana por apoyarnos a cumplir con la gran comisión.

Pastor Isaac Morgan

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

A %d blogueros les gusta esto: