Saltar al contenido

Por fe trabajamos, esto es obra de Dios

Iglesia Mensajero de Paz y Amor, pastor Iván Eduardo Sosa Alvarado
Hueyotengo, Tecamac, Estado de México

Tecámac de Felipe de Villanueva, es una población del Estado de México que forma parte de la Zona Metropolitana del Valle de México. Según fuentes y registros, fue fundada por la cultura mexica en el año de 1202. 

Como todas las ciudades en crecimiento, Tecámac presenta la misma problemática que muchas otras, la adicción a las drogas y al alcohol, sobre todo en la población juvenil. 

En Tecámac hemos levantado un ministerio de ayuda a estos jóvenes que padecen este mal. Surgió como una necesidad en un grupo de hermanos, un mismo pensamiento en el corazón de Dios para ir por esos jóvenes y rescatarlos para traerlos a Cristo. 

Estos jóvenes son atendidos con amor y entrega, se les da atención médica, alimenticia y se les instruye y comparte el amor de Dios a través de la enseñanza bíblica. 

No contamos con un patrocinador o ayuda de gobierno para funcionar como una casa de restauración o anexo, por fe vivimos y sobrevivimos. 

La iglesia que ministro y un grupo de pastores y hermanos nos apoyan para darles alimentos y atención a estos jóvenes que de manera voluntaria se acercaron o fueron traídos a este lugar para recibir ayuda. 

¡Esta obra es de Dios!, confiamos que Él nos proveerá de recursos para albergar no sólo a estos seis jóvenes que tenemos sino a muchos más que seguramente vendrán. 

Estos mismos jóvenes que tenemos como residentes y que están siendo restaurados, quieren ser usados por Dios para ir por otros más. 

Cada uno de estos jóvenes tiene un testimonio en particular, tenemos a Francisco Javier Jardón Contreras a quien el Señor rescató y trajo a sus pies. 

Francisco es un joven de 17 años que Dios rescató no sólo de las drogas y el alcohol sino también de la santería y de la misma muerte. Fue víctima de violencia extrema y estuvieron a punto de ejecutarlo. Entre muchas otras cosas más que le sucedieron, le oí decir que tuvo que hurgar o buscar desperdicio entre la basura para poder llevarse algo de alimento al estómago y saciar su hambre mientras estuvo viviendo en la calle. 

Hoy que Dios le ha dado oportunidad de restaurar su vida y salud, él mismo dice que se ha reconciliado con Dios, que quiere ir y predicar allí donde él tuvo esa vida de miseria y violencia, cueste lo que le cueste para anunciar que en Cristo hay salvación y así otros más vengan al Señor. 

Agradecemos a Cruzada Mexicana por apoyarnos con estos tratados que han sido de mucha ayuda para que estos jóvenes sean instruidos en la Palabra de Dios, la vida de estos jóvenes esta siendo transformada poder de Su Palabra. 

Pastor Iván Eduardo Sosa Alvarado

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: