Saltar al contenido

Orando afuera del hospital por las familias y los enfermos

Comunidad Cristiana Nuevo Pacto, pastora Griselda Amanda Pérez Sánchez
Xalapa, Veracruz

Los hospitales de nuestra ciudad están llenos de personas contagiadas por el COVID-19. Los médicos no se dan abasto y los medicamentos cada vez escasean más. Hay mucha desesperación e impotencia tanto en las familias como en los médicos por no poder hacer más por esas personas que están luchando por vivir.

Sabemos que Dios es todo poderoso y que puede hacer un cambio en esas vidas. Su Palabra dice en 2 Crónicas: «Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.« Estamos obligados a llevar esta esperanza a todas estas personas y enseñarles a clamar a Dios a través de la oración con fe en que Él puede y quiere bendecirnos.

«Damos gracias a Dios por ayudarnos a servir a nuestro prójimo y porque Su Santo Espíritu nos lleva y dirige para orar por esas personas que están enfermas luchando por la vida y por sus familiares que están tristes.»

«Los embates de la vida amenazan con disminuir su fe, pero al orar y escuchar una palabra de esperanza, sus rostros cambian y Dios pone en ellos paz y confianza.»

Yovanny Sánchez

Por esto salimos confiados de que Dios nos da Su protección cuando visitamos estos hospitales para orar. Oramos por las instituciones y por los enfermos. Siempre procuramos orar con los enfermos y sus familias que están a la espera de buenos resultados. Enseñamos que debemos orar con fe, sabiendo que lo que para el hombre es imposible, para Dios es posible. Además, oramos que nos de conformidad del resultado porque será lo que es Su voluntad y no la nuestra.

Damos gracias a Dios por guardarnos de todo contagio y darnos de Su gracia para poder salir e ir a orar por todas estas personas. De igual manera Dios nos provee de recursos para poder llevar alimentos que compartir con estas familias afuera de los hospitales. Muchos vienen de diversas partes del estado y duermen aquí porque no tienen para pagar un hotel. Damos gracias a Dios que es bueno y fiel a Su Palabra y no permite que se queden sin comer y pone en nuestros corazones servir a nuestro prójimo.

«Es un privilegio poder orar por las personas enfermas y por familias enteras que por la situación que vivimos, están devastados y con pocas esperanzas. Pero Dios nos envía para que sepan que en Cristo hay esperanza.»

«Después de orar, podemos ver como el Espíritu Santo fluye en cada persona.»

Gabriela Contreras

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

3 comentarios sobre “Orando afuera del hospital por las familias y los enfermos Deja un comentario

  1. Así cómo en este hospital hay muchos más Hospitales que tienen la misma necesidad tanto en el ámbito personal como en lo espiritual, así qué es nuestro deber compartirles la palabra de Dios donde debemos enseñarles qué a pesar de las circunstancias por las que está pasando todo el país y el mundo, tenemos la esperanza de depositar toda nuestra fe en nuestro Señor Jesucristo quien es el único que nos puede sacar de esta situación en la qué nos encontramos

  2. También les invitamos a visitar la página web dónde existe un extenso número de folletos como ¡ (Ten Animo … aún hay esperanza!, — para Hospitales, (Su muerte es mi vida muy adecuado para
    Semana Santa) entre muchos otros los cuales nos pueden ayudar para seguir compartiendo el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo .
    También visitenos en Facebook y Instagram

  3. Sin duda, el poder de la oración dirigida al Dios Todopoderos, Jehová de los Ejércitos y Creador de todo lo que existe. Debido a la pandemia, la oración se ha hecho presente en la vida de muchos mexicanos, y no sólo los cristianos, sino personas que aún no conocen el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Mucha gente nos llama para pedirnos que oremos por ellos, por sus familias, por sus trabajos y por sus finanzas y salud.

    Este testimonio que comparte la Pastora Griselda Pérez de la Iglesia Nuevo Pacto en Xalapa, Ver., nos muestra la respuesta de Dios a nuestros hermanos al llevar el alimento físico y también el espiritual a tantas personas sufrientes. ¡Sigamos ORANDO!

A %d blogueros les gusta esto: