Saltar al contenido

Orando afuera del hospital

Iglesia El Alfarero, pastor Jesús Cruz Paredes
Minatitlán, Veracruz

En todo México, muchas familias han sido afectadas por la pandemia, han perdido familiares, trabajo, dinero y muchos hasta la fe. Hay muchas necesidades de todo tipo, pero cubrirlas solos y con nuestras fuerzas, nos vamos a cansar. Necesitamos a Cristo en nuestro corazón, para fortalecernos ante lo que tenemos que afrontar. Por esta razón, salimos por nuestra ciudad, Minatitlán, Veracruz a compartir las Buenas Nuevas del Evangelio a toda persona que Dios pone en nuestro camino. 

Visitamos el Hospital General, dónde siempre vemos mucha tristeza, impotencia, y desesperanza. Fuimos para orar por esas familias, por los enfermos y el personal de salud, rogando a Dios Su misericordia.

Existen muchos consejos bíblicos para poder tener paz en medio de la tormenta. Sabemos que Dios está con nosotros, pero debemos arrepentirnos de nuestros pecados y buscar la presencia de Nuestro Padre que está en el cielo. Como está escrito en 2 Crónicas 7:14 “si mi pueblo, sobre el cual se invoca mi nombre, se humilla y ora, y busca mi rostro, y se aparta de sus malos caminos, yo lo escucharé desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.”

Llevamos alimentos para compartir con el necesitado. Dios nos ha bendecido y podemos compartir con nuestro prójimo un poco de lo mucho que recibimos de Él. También les llevamos la Palabra del Evangelio que da paz a todo aquel que la recibe, una paz que sobrepasa todo entendimiento. 

En mi familia, algunos han partido a la presencia de Dios, pero Jesús nos ha llenado con Su paz y ha fortalecido nuestro espíritu. Esto es lo que compartimos con la gente. 

Continuamente oramos para que la Palabra de Dios siga siendo llevada a cada hogar de México; para que se levanten obreros. También pedimos por nuestros hermanos de Cruzada Mexicana que han sido de mucha bendición con su literatura durante muchos años. Oramos por nuestras autoridades, para que sean abiertos sus ojos espirituales; por la población, para que lleguen al conocimiento de Dios y que con la intervención del Espíritu Santo a través de Su Palabra comprendan el diseño de la familia que Dios creó para vivir de acuerdo con Su voluntad y que sea bendecido nuestro país.

Continuaremos orando unos por otros, para que se haga la voluntad de Dios y no la nuestra. “Y sabemos que a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados» Romanos 8:28

Patricia Uscanga

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Orando afuera del hospital" Deja un comentario

  1. ¡Cuánta verdad tiene esta historia! Día con día recibimos noticias de amigos, hermanos en Cristo, familiares que han sido contagiados por el COVID y si tenían enfermedades previas, éstas hacen más difícil la recuperación. Es entonces que las personas se sienten indefensas y se dan cuenta que sólo tomados de la mano de Dios, obtenemos paz y tranquilidad que nos da Su promesa de que no estamos solos y Él nos sostendrá, cualquiera sea el final de nuestro problema.

A %d blogueros les gusta esto: