Saltar al contenido

¡No vuelvas atrás!

Iglesia Sólo Cristo Salva, pastor Mariano Morales
Oxchuc, Chiapas

Antes de realizar este viaje misionero, por las comunidades de la selva Lacandona, en la iglesia Sólo Cristo Salva de Oxchuc, estuvimos orando y ayunando por una semana para que el Señor dirigiera nuestros pasos para llevar el mensaje de salvación a estas comunidades de Ramon F. Balboa y la Zarca, del municipio de Ocosingo.  Para llegar a este lugar, realizamos caminatas de 6 a 8 horas, atravesando ríos y varias montañas entre la maleza.  Prácticamente todo el recorrido es a pie, pero nuestra fuerza para llegar a estos lugares es nuestra fe en Dios y nuestro sueño y anhelo es ver que grandes cosas hará el Señor con nosotros. Por el camino vamos cantando y meditando en el Salmo 126.

El lema que tenemos junto con los hermanos misioneros que me acompañan, aunque nos cansemos y nos desgastemos físicamente: “volveremos con regocijo porque el Señor nos dará muchos frutos de almas para el Reino de Cristo.”

Estas comunidades indígenas, hablan el Tzeltal y español, se rigen por los usos y costumbres de sus ancestros con una mezcla con el catolicismo tradicional.  Estas circunstancias se convierten en un obstáculo para presentarles el Evangelio de Jesucristo.  En varias ocasiones hemos tenido que salir corriendo sobre todo cuando nos encontramos con curanderos que alborotan al pueblo y con machetes nos amenazan para que abandonemos sus comunidades. Ellos se sienten amenazados y nos dicen que vamos a acabar con sus negocios: “los que se cambian de religión(evangélicos) ya no vienen a curarse con nosotros, eso no nos gusta.” 

Pero nuestra pasión por Jesucristo es mayor que estos obstáculos y regresamos en el nombre de nuestro Señor a predicar la Palabra. En estos últimos viajes misioneros hemos utilizado los folletos de Cruzada Mexicana, incluso el folleto en Tzeltal, TE COLTAYEL YA XTAL TA CAJAL que nos han facilitado presentar el Evangelio a estas personas.

Gracias a la misericordia del Señor, hemos logrado establecer una misión en la comunidad La Zarca, dónde impusieron a los nuevos hermanos la condición de que en sus casas no podían hacer cultos, tenían que hacerlo debajo de un árbol.  Hay ocasiones en que la lluvia los sorprende, pero no les importa, son felices alabando a Dios en medio de las adversidades. Todo comenzó porque alguien de la comunidad recibió a Cristo en su corazón, hoy hemos logrado 13 almas que ya han sido bautizadas.  Estas son algunas de las historias:

«Antes que Cristo perdonara mis pecados, yo practicaba la brujería, odiaba a los cristianos y era un borracho que podía pasar el tiempo tomando durante semanas. Gastaba todo mi dinero en el alcohol. 

Por andar en mis borracheras, tuve un accidente y estuve a punto de perder la vida.  Me encontraba en recuperación en mi casa -que está en la entrada de la comunidad- cuando los hermanos pasaron y les llamé. Les pregunté qué era lo que buscaban, porque yo era quien avisaba a los demás sobre quién entraba a la comunidad. 

Me dijeron que eran Cristianos, y yo les dije que los evangélicos no eran bien recibidos. El pastor Mariano me pidió que le escuchara solamente 5 minutos y se retirarían. Entonces me dijo que la situación en que me encontraba era por causa del pecado, y que era necesario que le entregara mi corazón Cristo. Mi esposa que estaba cerca dijo: «¡Yo quiero a Cristo!». 

Así fue como los dos recibimos la salvación. Le pedí perdón a Dios por todas las maldades que había cometido con los hermanos que llegaban a predicar. En más de una ocasión les hicimos daño. Después de 3 meses de estar en el camino del Señor, mi esposa falleció de COVID; las últimas palabras que me dijo antes de morir fueron: “Hermelindo no vuelvas atrás. Sigue buscando de Dios. Yo estoy segura de que me voy con Cristo”. 

Esos días fueron muy difíciles para mí, estuve a punto de caer nuevamente en el alcohol, pero me acordaba de las palabras de mi esposa: “no vuelvas atrás.” 

Con la ayuda del Señor y de los hermanos que nunca me abandonaron, tomé la decisión de bautizarme.

Hermelindo López

A través de Hermelindo pudimos evangelizar a toda la comunidad porque era uno de los mayordomos del pueblo.  Ahora debajo de ese árbol hay un pueblo que adora a Dios.

«Soy de la comunidad del ejido Balboa. Me encontraba muy enferma, con muchos dolores en el estómago y tuve que viajar a Ocosingo para una revisión médica. El médico que me atendió me dijo que era una hernia que estaba causando los dolores y era necesario una cirugía. Pero el cirujano no se encontraba y me dio una cita regresar después de un mes. 

Entonces regresé a mi comunidad. Durante el trayecto, a dos kilómetros antes de llegar al ejido, me encontré con los hermanos. Ellos me entregaron un folleto en Tzeltal “TE COLTAYEL YA XTAL TA CAJAL” que es el idioma que hablo.  Lo tomé y les di las gracias, pero el pastor me preguntó de dónde venia. Me dijo: “veo en tu rostro que tienes muchas preocupaciones.” 

Le expresé lo que el médico me había dicho y el pastor me dijo: “Cree en el Señor Jesucristo para que tus pecados sean perdonados y pon tu salud en las manos de Dios.  Él tiene el poder para sanarte.» 

Antes de llegar a mi comunidad, el pastor oró por mí para que recibiera a Cristo como mi Salvador. Al llegar a mi ejido, le dije al pastor que fuera a mi casa para que le hablara a mis hermanas de la Palabra de Dios, y mis hermanas también recibieron a Cristo en su corazón.

Dios hizo dos milagros en mi vida, me salvo de la condenación eterna y me sanó de la hernia, los dolores desaparecieron.  Fui nuevamente al médico para una revisión, y me dijo que la hernia que aparecía en el primer ultrasonido había desaparecido.  El médico me preguntó que me había hecho y le dije que solamente había recibido a Cristo como mi Señor.

Estoy agradecida con Dios por todo lo que ha hecho conmigo, y tomé la decisión de bautizarme porque sé que Cristo está conmigo.

Flor del Carmen Velazco

A través de Flor una familia completa dejo la idolatría para convertirse al Dios creador de los cielos y la tierra.

Nuestra comisión no termina aquí, continuaremos predicando la Palabra de Dios en estos lugares tan remotos de la sociedad pero con una gran necesidad espiritual.  Es necesario que todos conozcan a Jesucristo el único mediador entre Dios y los hombres.

Pastor Mariano Morales

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "¡No vuelvas atrás!" Deja un comentario

  1. El hermano Hermelindo Lòpez y la hermana Flor del Carmen Velazco deben estar respaldados con nuestras oraciones continuas para que no vuelvan atrás, sino que su fe sea reforzada día con día a través de la lectura de la Biblia y la intercesión nuestra. Cristo Jesús está con ellos y como dice el Salmo 23: Jehová es nuestro pastor y nada nos faltará, aunque andemos en valles de sombra o de muerte, no debemos temer ningún mal, porque Él nos da aliento para seguir adelante y al final, iremos a morar a la casa celestial.

A %d blogueros les gusta esto: