Saltar al contenido

Jóvenes descubriendo ‘El Camino de la Felicidad’

Iglesia Fuente de Agua Viva, pastor José Cabello Prudente
Lázaro Cárdenas, Michoacán

Lázaro Cárdenas es una comunidad amada por Dios, a pesar de la incredulidad de las personas, Él siempre ha tenido misericordia de cada habitante de este lugar, aún siendo uno de los más violentos del estado de Michoacán y refugio de grandes líderes del crimen organizado; es común ver jóvenes tomando, fumando y drogándose. Es por esto que hemos sentido la necesidad de evangelizar a todos y cada una de las personas que viven aquí, no importando donde o en qué situación se encuentren, lo primordial es que conozcan a Dios como su Salvador.

«Por mucho tiempo estuve peleado con Dios por el tipo de vida que llevaba; sin embargo, no había entendido que Dios nunca había querido eso para mi. Hoy puedo entender cuan equivocado estaba y cuanto mal me estaba haciendo a mi mismo. Gracias a mis hermanos, que me compartieron el discipulado El Camino de la Felicidad, a través del él puedo conocer más a Dios»

Ricardo Ávalos

Mucho tiempo nos fue negado el permiso para asistir al Centro de Rehabilitación Juvenil de Lázaro Cárdenas donde hay muchos jóvenes con problemas de alcoholismo y drogadicción. Estuvimos en oración y ayuno buscando dirección de Dios y al final por medio de un hermano logramos tener contacto con dos de los internos a quienes les compartimos la Palabra de Dios por medio de los folletos de Cruzada Mexicana, les compartimos el sentir de nuestro corazón y pocos días después nos hablaron para decirnos que el permiso para entrar estaba autorizado.

Visitamos el centro de rehabilitación y compartimos el mensaje de salvación y el pasado mes de octubre 8 jóvenes completaron el curso de discipulado El Camino de la Felicidad.

«Muchas veces me burlé de los cristianos; me reía, discutía con ellos y en ocasiones llegué a agredirlos por el simple odio que había en mi corazón pues tenía una vida vacía, triste y abatida. Hoy que soy parte de este grupo de cristianos de los que tanto me burlé puedo comprender porque ellos eran tan felices, muchas veces aún sin tener grandes lujos o riquezas. Lo necesario es tener a Dios en tu corazón y Él te dará esperanza y mucho amor para compartir con los demás.»

Diego Farrara

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: