Saltar al contenido

El cambio que buscaba, lo encontré: Jesucristo

Hace 15 años llegué a esta ciudad cansado de una vida de alcoholismo y miseria. Llegué buscando una mejor vida, sin embargo en lugar de mejorar, empeoró todo. Hace dos años comencé a padecer una enfermedad que ha hecho que parte de mi cuerpo se deforme.

Aproximadamente hace 6 meses los hermanos de la iglesia Aposento Alto visitaron mi hogar, me hablaron del amor de Dios y de la salvación que Él da; me compartieron unos folletos y cuando los leía comencé a sentir algo diferente, como si un vacío empezara a llenarse. Días después comencé a asistir a la iglesia y aquí sigo congregándome.

Puedo decir que desde ese día mi vida comenzó a cambiar y tengo fe que Dios me sanará, hoy soy una persona feliz, ese cambio por el cual salí de mi hogar al fin lo encontré, se llama Jesucristo.

Inocente Roma

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: