Saltar al contenido

Compartiendo palabra de esperanza y amor

Iglesia Getsemaní, Alan Alberto Chong Ojeda
Monterrey, Nuevo León

Esta vez salimos a evangelizar una colonia popular de nombre «La Campana»; un barrio con problemas de vicios y adicciones, donde viven familias que han llegado de otros estados del país. En la mayoría de los casos, ambos padres de familia trabajan; muchos desconocen las promesas de Dios que se encuentran en la Biblia para cada persona y familia. Es por esta ignorancia espiritual que sus corazones están endurecidos y luchan por salir adelante valiéndose de sus propias fuerzas.

«Me da mucha tristeza ver ancianitos en las calles, en malas condiciones, con mucha necesidad económica. Sin embargo, agradezco a Dios que me lleve a esos lugares pues puedo darme cuenta de la necesidad física y espiritual que hay. Lo que veo, me hace esforzarme para llevar alimento espiritual pero también físico para ver como sus rostros cambian reconociendo que es Dios quien les envía esa ayuda.»

«Platiqué con un anciano, Martín, me comentó que no había probado alimento ese día. Me partió el corazón y me hizo recordar que a veces no somos agradecidos, con tanta bendición que Dios nos da ya ni nos damos cuenta. Me hizo pensar que Él nos bendice para que nosotros seamos de bendición para otros.»

Felipe Rojas

Estas personas, que viven de esta manera, caen en la frustración y la desesperanza, viendo como muchos adolescentes se van envolviendo en las pandillas o dejan de estudiar cayendo en vicios. Cuando les hablamos de la Palabra de Dios, nos rechazan, comentando que no tienen tiempo o que ellos creen en Dios a su manera.

Salimos confiados en nuestro Padre Celestial quien nos envía a estas colonias donde hay mucha necesidad del conocimiento de Su Palabra. Vemos como el Espíritu Santo hace la obra en muchas de las familias, y esto nos anima a pesar de que otras nos rechacen. Nada de lo que hacemos para la obra de Dios es en vano, sabemos que todo se da en Su tiempo. Dios es quien da el crecimiento, nosotros sólo somos instrumentos en Sus manos y nos manda a compartir Su Palabra de esperanza y amor. Deseamos ver como las familias vendrán a los pies de Cristo reconociéndoles y entregando su vida a Él.

«Para mi es un privilegio salir a compartir la Palabra de Dios utilizando la ayuda que nuestros hermanos de Cruzada Mexicana nos dan con los folletos para llevar a cabo el evangelismo y cumplir así con el mandato que nos ha dejado nuestro Señor Jesucristo. Él viene pronto y debemos ser luz para aquellos que aun no le conocen y mucho menos le han recibido. Urge que seamos diligentes, nos debe encontrar haciendo la Voluntad de nuestro Padre Celestial.»

Georgina Valencia

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Un comentario sobre "Compartiendo palabra de esperanza y amor" Deja un comentario

  1. La pandemia está dejando muchos más mexicanos en la pobreza. Esto va a traer consigo mucha más delincuencia, desestabilización en los hogares. Añadamos a esto que las escuelas no están abiertas y no todos los niños y jóvenes tienen acceso al internet y muchos más ni siquiera cuentan con el equipo necesario para estudiar. Así que veremos muy pronto toda una generación sin preparación alguna.
    Sólo Dios puede cambiar el rumbo de nuestro país que va directo a la desgracia. Debemos mantener nuestras rodillas dobladas, rogando a nuestro al Espíritu Santo porque quebrante los corazones y mentes y penetre la luz de Jesucristo. Esto dará un giro radical al destino de nuestro pueblo. Gracias a Dios por iglesias como Gethsemaní de Monterrey, N. L., por su compromiso y pasión por las almas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: