Saltar al contenido

Comedor Belén, La Casa del Pan

Casa de Oración Kairos, pastor Miguel Ángel Martínez
Ciudad Juárez, Chihuahua

El fraccionamiento Villas de Alcalá es una zona de la ciudad donde la mayoría de sus habitantes proceden de diferentes partes del país y trabajan en las maquiladoras dejando a sus hijos en el abandono. Esta situación ha generado casos de abuso infantil, maltrato, explotación y hasta asesinatos. Como iglesia vimos la necesidad de hacer algo para ayudar a tanto niño que encontrábamos jugando en las calles sin la supervisión de un adulto y algunos involucrados con pandillas.

Iniciamos asistiendo una vez a la semana para compartir juegos, historias y sobre todo la Palabra de Dios. Con el paso del tiempo el grupo se hizo más grande por lo que tomamos la decisión de crear un comedor comunitario al que llamamos «Centro Comedor Belén, La Casa del Pan» donde cada día compartimos los alimentos con los pequeños.

«Un día mi hija llegó a casa con un folleto que decía Dios conoce mi nombre, lo vi y se me hizo muy interesante; ella llegó muy contenta, cantaba una canción que nunca había escuchado. Al día siguiente me pidió que la llevara nuevamente a casa de su amiguita porque ya tenían que irse a su clase. Yo no sabía a que se refería, pensaba que era algún programa del gobierno, sin embargo al llevarla, me invitaron a acompañarlas y entonces pude ver lo que hacían.»

«Quiero agradecer a todas las personas que dan su tiempo, esfuerzo, dinero y apoyo para el comedor. Por medio de ellos la Palabra de Dios llega a nuestros hijos y han hecho que nuestra comunidad comience a transformarse en una zona muy alegre y bendecida.»

«También hay algunos adultos que comparten la Palabra de Dios con los papás y gracias a ellos he podido conocer de Dios y de su Plan de Salvación para mi vida. Deseo que más personas puedan conocer este Plan de Salvación.»

María Suárez

Hemos podido ganar 18 almas para Cristo quienes están recibiendo enseñanzas de la Palabra de Dios mientras sus hijos están en diversas actividades en el comedor. Muchas señoras han compartido con nosotros como han cambado sus hogares gracias a que están tratando de poner en práctica lo que han aprendido a lo largo de las enseñanzas bíblicas.

«Mis hijos asisten al comedor Belén y me siento muy feliz con ellos ya que a través del trabajo que han realizado vemos como los niños aprenden valores fundamentales como el perdón y el amor a su prójimo. Además les ayudan a mantener una mente ocupada para no pensar en cosas malas o negativas y que no se metan en problemas.»

«Agradezco a todos los hermanos involucrados ya que el reflejo de su trabajo se ve en mi hogar, mis hijos han cambiado mucho, ya no son rebeldes, son muy obedientes, cada noche antes de dormir oran a Dios y piden por nosotros para también le conozcamos.»

Monserrat Cabrera

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: