Saltar al contenido

Ahora mi vida tiene un sentido y propósito

Iglesia Puerta de Zion, pastor Luis Manuel Hernández Alemán
Xalapa, Veracruz

El Castillo, es un pequeño pueblo a las afueras de la ciudad de Xalapa, Veracruz.  En este pueblo hay muchos problemas de alcoholismo y drogadicción; se ha incrementado la delincuencia y hay poca seguridad ya que la policía sólo viene de vez en cuando y no hay alguna instalación de ellos aquí.

Mi vida estaba rodeada de drogas y mentiras y era muy difícil. Soy joven y como mis padres siempre han trabajado en Xalapa, pasaba mucho tiempo con una libertad que no aprovechaba para bien. En cuanto hacía lo que mis padres me dejaban, el resto del tiempo salía a la calle, primero a jugar, pero poco a poco, me fui relacionando con supuestos amigos que consumían alcohol y drogas.

De está forma me fui enganchando y caí en esos vicios, lo que a su vez fue generando poco rendimiento en la escuela, y problemas con mis relaciones personales y mis padres. Dios utilizó a mis abuelitos para que me hablaran del amor de Jesús y fue así como, poco a poco, fui comprendiendo que una mentira me llevaba a otra mentira y que ya no podía ocultar lo que venía haciendo.  Mi actitud rebelde ya no podía ser justificada, sin embargo, mis abuelitos fueron muy amorosos y pacientes.  Ellos me compartieron del inagotable amor de Cristo y entendí mi condición de pecado y reconocí que necesitaba ayuda.   Fue entonces que le pedí a Dios me ayudara y entregué mi vida a Cristo y le reconocí como mi salvador. 

Dios cambió mi vida en un abrir y cerrar de ojos; me liberó de toda cadena de esclavitud a los vicios y adicciones; cambió mi manera de pensar y ver las cosas.  He podido ver su mano poderosa en lo que ahora hago, me da el valor para hablar las cosas claras y no caer en las mentiras, hoy tengo una vida tranquila, tomado de Su mano. Sé que aún hay mucho por aprender de Él, por eso he tomado la decisión de seguirlo, y cumplir con Su mandato de ser bautizado.  Mi vida en Cristo, ahora tiene sentido y propósito.

Deseo ser guiado por el Espíritu Santo y servir en Su obra testificando del poder y amor de Dios y que los jóvenes entiendan que con Dios todo es posible.  Como dice Su palabra, separados de Él nada podemos hacer.

Byron Geovanni Luna Domínguez

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Ahora mi vida tiene un sentido y propósito" Deja un comentario

  1. La historia de Byron es una clara muestra del poder sanador de Dios. Porque Dios sana física pero también espiritual y emocionalmente. No tenemos por qué ser esclavos de las adicciones, y éstas no sólo son las drogas, alcohol, cigarros, u otras substancias tóxicas. También es la adicción a la mentira (como señala Byron en su testimonio), adicción a la pornografía, al sexo prohibido y a muchas otras tendencias humanas en las que caemos poco a poco y es muy difícil salir de ellas. Sólo Dios nos puede librar de la tentación, como dice el Padre Nuestro: “líbranos del mal, porque Tuyo es el Reino, el poder y la gloria, por todos los siglos, amén”.

A %d blogueros les gusta esto: