Saltar al contenido

Le entregó su vida a Cristo mientras lloraba, y nos contagió; también lloramos con ella

Misión Cristiana Bautista Príncipe de Paz, pastor Obed García Pineda
Apatzingán, Michoacán

«Yo tenía una gran pena en mi corazón.  Mi padre acababa de abandonar a mi mamá y a nosotros sus hijos hace a penas un mes. Sentía mucho rencor y resentimiento hacia él. Permití a los hermanos entrar a la casa, porque uno es el tío de mi pareja. Me compartieron el evangelio de Jesucristo y al llegar al tema del perdón de Dios y tocar el tema de perdón de nosotros hacia los demás contra los que sintamos algo, me sentí conmovida.  Me dijeron que sólo Dios puede perdonar los pecados.  Pero con Él puedo llegar a tener la capacidad de perdonar a mi papá.»

«Reconozco que comencé a llorar y desahogar todo el rencor que sentía.  Me preguntaron si quería ser libre de esa atadura espiritual como lo es la falta de perdón, y yo dije que sí.  Enseguida me guiaron a arrepentirme de mis pecados, pedí perdón a Dios y entregué mi vida a Cristo, confiando sólo en Él para mi perdón y salvación. Todo lo hice decididamente, entre lágrimas, y siento que recibí el perdón de Dios por su hermosa promesa, ‘si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.‘»

Brenda García

Brenda le entregó su vida a Cristo mientras lloraba, y nos contagió a nosotros que lloramos con ella mientras orábamos. Fue un hermoso y especial momento donde se sentía la presencia de Dios. ¡Bendito sea nuestro Dios! ¡Gracias al Señor por su obra redentora en la cruz en nuestro favor!»

Para gloria de Dios, Brenda al siguiente día publicó en Facebook al público el siguiente mensaje propio de un nuevo creyente:

«Hoy tuve una de las mejores experiencias de mi vida, le entregue mi corazón a Dios, y no saben lo bien que me siento, estoy orgullosa de ello. Hay que tratar de ser mejores personas y cada año es un nuevo comienzo, una nueva oportunidad.” 

A lo cual una de sus tías políticas que es cristiana le replicó:

“Que bien Brenda García, me alegra mucho saber eso, muchas felicidades, es lo mejor que pudiste hacer, Dios hará grandes cosas en tu vida, esto es sólo el comienzo. ¡Ten ánimo! Dios te guiará y te ayudará siempre”.

Nuestra visión de manera más enfática y enfocada, es hacer de la Gran Comisión nuestro estilo de vida. No queremos que el evangelismo y el discipulado sean sólo una actividad de la iglesia, sino un estilo de vida de cada miembro. Hoy, debemos aprovechar la susceptibilidad en la que se vive a causa de la crisis sanitaria y económica.

Entendemos como iglesia que es el llamado del Señor llevar las Buenas Nuevas a toda criatura, aquí y en todas las naciones simultáneamente. Por esta razón, hemos adquirido folletos de Cruzada Mexicana sobre temas muy variados para poder llegar a los diferentes sectores de la sociedad, en especial a los más vulnerables. Gracias a Dios, estos folletos son sobre temas que cubren varios tipos de problemas que puede tener una persona. Siempre encontramos un folleto que dar a las personas a quienes les compartimos el Evangelio de la Salvación.

Los folletos son de gran ayuda y bendición al ministerio del cristiano, de la iglesia y de la familia evangelizadora, y, sobre todo, de gran bendición y ayuda para el perdido quien puede encontrarse con Cristo y obtener la salvación y vida eterna, al arrepentirse de sus pecados y creer en Él.

Nuestro propósito y desafío es llevar la esperanza, la luz de Cristo y el mensaje de salvación a través del poderoso Evangelio de la paz.  Queremos hacer llegar este mensaje a todas las personas que están rumbo a la muerte prematura y a la gente que vive atemorizada y susceptible por esta situación. Sabemos y confiamos en Dios que mientras le obedezcamos llevando el evangelio como nuestro estilo de vida y con valor, Él nos guiará, protegerá, bendecirá y guardará de todo mal y ataque del enemigo, para que más almas sean alcanzadas y salvadas por su amor y perdón en Cristo.

En el mes de enero, regalamos estos folletos en el semáforo que está en la entrada a nuestra colonia, donde está ubicada nuestra iglesia.  También, en el mes de diciembre visitamos dos hogares de familiares donde personalmente les pudimos compartir el precioso evangelio de Jesucristo.  Gracias a Dios, encontramos fruto en 3 almas ganadas para la gloria de Dios, lo cual proclamamos como victoria en Cristo.  El trabajo y el material usado fueron recompensados con estas preciosas almas que encontraron a Cristo y su salvación.

Con gozo, les compartimos un testimonio más de otra alma que entregó su vida a Cristo.

«Alberto Contreras, tenía mucho resentimiento y rencor con su ex-pareja, madre de su hija. Su padre le comentó que un brujo le dijo que ella lo tenía amarrado o le estaba haciendo daño y que por eso no le iba bien. Entonces, lo llevó con el brujo para que le hiciera una limpia y un trabajo para liberarlo del amarre y maldición que según él tenía. Alberto accedió a ir y le hicieron ese trabajo.»

«Nosotros le presentamos el evangelio y lo dirigimos para que se arrepintiera de sus pecados y creyera en Cristo como su único y suficiente salvador, quien sí le podía hacer una limpieza verdadera en su vida y darle la libertad que nunca había conocido. Le dijimos que pusiera su confianza en Cristo, ya que no hay nadie más fuerte y poderoso que Él; que le entregara su corazón y su vida entera.»

«Alberto tomó la decisión de hacerlo y le entregó su corazón a nuestro Señor Jesucristo. ¡Gloria a Dios!»

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Le entregó su vida a Cristo mientras lloraba, y nos contagió; también lloramos con ella" Deja un comentario

  1. no hay mejor remedio y sobre todo mejor limpieza que la que podemos tener cuando le entregamos nuestra vida y fe a nuestro señor Jesucristo ya que el es único que puede limpiarnos de nuestros pecados y es la mayor bendición que podemos tener siguiéndolo ya que el es el único camino para llegar a Dios

A %d blogueros les gusta esto: