Saltar al contenido

El Pozo de Oztotempa

Iglesia Monte Santo, Tixtla, Guerrero. Pastor Mario Flores López

Tixtla, Guerrero es un municipio que se encuentra en la región central del estado de Guerrero, un pequeño pueblo muy tradicionalista. Al norte se encuentra una montaña de aproximadamente 900 metros de altura y en sus faldas está el camino que va de Apango a Atliaca, dos pueblos nahuas que aún conservan sus costumbres ancestrales.

En la cima de la montaña se encuentra una explanada donde se ubica el Pozo de Oztotempa. Un pozo sagrado para los cerca de 30 pueblos indígenas que se encuentran a su alrededor. Cada año, los primeros días del mes de Mayo se forman comisiones de cada pueblo, hombres y mujeres se dan cita en la explanada del pozo para pedir a Dios y a los santos agua para sus siembras. Se acompañan con danzas, música, fuegos pirotécnicos, ofrendas, veladoras y mezcal.

«Un día salimos a compartir la Palabra de Dios y me tocó hablar con una señora que al principio de portó indiferente pero mientras le compartía del Evangelio y le hablaba del gran amor de Dios empezó a despertar un interés en ella.»

«Le obsequié el folleto Socorro de lo Alto y al pasar de los días pasé a visitarla nuevamente. Me dijo que le había gustado mucho y que deseaba que le regalara otro más ya que el suyo se lo había dado a su suegra a quien nos pidió que también la visitáramos.»

«Sabemos que Dios ha empezado a obrar en esta familia y que los frutos los veremos al pasar de los meses.»

Rita Álvarez

Es nuestra visión como iglesia que estas personas puedan conocer al Dios verdadero, pero, ¿Cómo? Esta era nuestra pregunta constante porque siempre que lo habíamos intentado, el rechazo era rotundo, nos veían con la Biblia en la mano y se alejaban.

Fue entonces que a través de una hermana conocimos a Cruzada Mexicana, un ministerio que ha sido de gran bendición para nuestra iglesia, vimos los folletos y de inmediato sabíamos que era Dios respondiendo a nuestras oraciones. Por medio de estos tratados hemos podido alcanzar muchas almas para Cristo.

«Me siento muy agradecida con Dios por haber transformado mi vida. Yo era fiel devota del Pozo de Oztotempa, cada año junto a mi familia íbamos y presentábamos ofrendas a los santos. Por mucho tiempo les pedía que me ayudaran en mi matrimonio, mi esposo se había vuelto muy violento a causa del alcoholismo. Gastaba mucho en ofrendas, flores y rezos, pero nunca tuve una respuesta a mis plegarias.»

«Desde el día que me compartieron el folleto Como conocer a Dios me di cuenta cual era la respuesta a mis necesidades. Ahora he entregado mi vida a Cristo y deseo que toda mi familia pueda conocer a Dios.»

Consuelo Sarmiento

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: