Saltar al contenido

¡Ten Ánimo, Hay Esperanza!

Iglesia Ministerios Belén, Daniel Román
Tlajomulco, Jalisco

Uno de los días que salimos a compartir la Palabra de Dios en el Hospital General de Tlajomulco, encontramos un escenario devastador, personas afligidas, algunas llorando, otras desesperadas y desconsoladas sin saber que hacer porque sus familiares se encontraban entre la vida y la muerte a causa del COVID-19.

Encontré al señor Juventino solo y muy triste. Me contó que su esposa estaba internada y era lo único que tenía pues sus hijos habían migrado a los Estados Unidos a causa de la economía y habían quedado solos. Estaba muy desconsolado pues los médicos no le daban buenas esperanzas. Le hablé de la Palabra de Dios y le compartí el folleto ¡Ten Ánimo, Hay Esperanza! y después oramos. Derramó sus lágrimas a Dios a quien le pidió que no lo dejara solo y que el día que su esposa estuviera sana, los dos juntos le servirían.

Durante las visitas que hemos podido hacer, siempre lo buscaba y le compartía la Palabra de Dios para darle ánimos y que no decayera su fe.

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

A %d blogueros les gusta esto: