Saltar al contenido

¡Por favor oren por la salud de mi hija!

Centro Cristiano Zamar, pastor Hilario Espinoza
Ciudad de México

Hemos estado predicando el evangelio de Jesucristo haciendo uso de la literatura de Cruzada Mexicana en diferentes lugares de la Ciudad de México.  En esta ocasión nos dirigimos al Hospital Magdalena de las Salinas con el propósito de compartir el amor de Cristo, porque en estos lugares siempre hay muchas necesidades físicas, morales, y también espirituales. Encontramos a muchas personas que tienen varios días en las afueras del hospital porque tienen algún familiar internado. Ellos siempre están necesitando de una mano que los apoye y qué mejor ayuda que decirles: «¡Cristo te ama!»  

Bendito es el Señor, el grupo de evangelismo, siempre está apasionado por compartir la Palabra de Dios, sin importar las circunstancias en las que se encuentren las personas.

Tuvimos la oportunidad de entregarle un folleto y conversar con varias personas que nos compartieron los problemas de salud que estaban atravesando sus familiares. Nos comentaron cuan desgastante ha sido, tanto física como económicamente. Han gastado todo, sin obtener buenas noticias.

Este es el caso de Érica Fuentes quien tiene a su hija internada por hace más de dos meses sin encontrar alguna mejoría en su salud. Le han hecho varios estudios clínicos dónde los médicos le han dicho que la enfermedad que tiene es leucemia. Solamente un milagro podría salvar la vida de su hija Roxana. Con mucho sentimiento, angustia y desesperación Érica exclamó, “Por favor ayúdenme, yo sé que a ustedes Dios los oye.  Por favor pidan por la salud de mi hija.» 

Erika Fuentes

En ese momento le pedí que tuviera calma, que escuchara lo que la Palabra de Dios dice en Hechos 3:19: “Así que, arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.”

«Lo que usted tiene que hacer es reconocer a Cristo como su Salvador para que le perdone sus pecados para que se convierta en una hija de Dios y el Señor, tome el control de todas las cosas incluyendo la salud de su hija. Desde luego que vamos a orar por su hija, pero antes es necesario que Cristo entre a morar en su corazón.»

Érica tomó la decisión de recibir a Jesucristo como su Salvador. Gracias a Dios tuvimos la oportunidad de entrar al hospital y orar por su hija Roxana quien también recibió a Cristo como su Salvador.  Esperamos la sanidad divina de parte de Dios, pero lo más importante es que Dios tiene en sus manos la vida de Roxana.

Érica ahora tiene paz en su corazón aún a pesar las circunstancias; ahora confía en el Señor en que, pase lo que pase, su hija está en las mejores manos del Médico de Médicos, Jesucristo, quien pagó el precio de nuestra salvación y por sus llagas fuimos curados.

Hermana Lucrecia Vázquez

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "¡Por favor oren por la salud de mi hija!" Deja un comentario

  1. Por supuesto que desde el momento que leímos este blog, estamos en oración porque Dios sane a Roxana porque para Él no hay imposibles. También oramos por la Mamá Erica que Dios la abrace y le de paz y confianza en que nuestro Señor Jesucristo tiene control de su vida.

A %d blogueros les gusta esto: