Saltar al contenido

Evangelizando a nuestros vecinos

Iglesia Oasis de Esperanza, pastor Carlos García García
Mazatlán, Sinaloa

En nuestra iglesia, al igual que en el mundo entero, hemos sido afectados por el impacto global del coronavirus. Hemos sido testigos de innumerables muertes de familiares, amigos, conocidos e incluso líderes de nuestras congregaciones y pastores, así como también hemos sufrido la prohibición para celebrar nuestras actividades congregacionales. Nos han tocado vivir semanas aislados en casa. Muchos hermanos han perdido su trabajo, otros han tenido que cerrar sus negocios. La economía ha caído afectando los hogares y las congregaciones.

En sintonía con el resto de la humanidad, estamos siendo desafiados a ir más allá de este dolor y reflexionar sobre el sentido profundo de este tiempo de pandemia; volver al núcleo de nuestra fe y discernir cómo Dios se hace presente en estos acontecimientos y cuál es el propósito para la humanidad. Como cristianos hemos encontrado por medio de la pandemia una señal de alerta que nos exige recordar que nuestro objetivo principal en este mundo como discípulos de Jesucristo es llevar el mensaje de salvación a cada persona. Se dice fácil, pero ante las circunstancias, inéditas en nuestra vida, debemos ser capaces de responder con fidelidad creativa y audacia espiritual. Somos conscientes de que tenemos que hacer las cosas de manera diferente, debemos estar preparados para adaptarnos a las nuevas formas de salud y manera de vivir. Como pueblo de Dios, debemos ser un ejemplo para los demás, ser creativos y trabajar en nuevas formas para llevar la Palabra de Dios a los hogares y alcanzar a esas almas necesitadas del amor y el perdón de Dios.

«Dios me brindó la oportunidad de compartir el mensaje de salvación a mis vecinos, en especial a la familia Santiago, que se ha visto bastante afectada en este tiempo de pandemia, han perdido sus trabajos así como los ahorros debido a que el padre de familia fue infectado del virus y falleció.»

«Los corazones de esta familia se encontraban desconsolados y afligidos pues además de los acontecimientos pasados, también sufrieron por discriminación y rechazo por considerarlos portadores del virus, pese que sus pruebas han salidos negativas.»

«Por medio del folleto Carta de amor paternal, les compartimos el mensaje de salvación. Para ellos fueron las palabras de consuelo y esperanza que tanto deseaban escuchar y recibir; hemos orado por ellos y han aceptado a Jesucristo como su Salvador.»

«Ahora los visito una vez a la semana con la intensión de compartirles algunos folletos más y estudiar juntos la Palabra de Dios.»

Jesica Olivo

Decidimos salir y llevar la Palabra de Dios en los alrededores de nuestra colonia, con nuestros vecinos y conocidos, llevando un mensaje de Amor y Esperanza en medio de estos tiempos tan inciertos.

Hemos logrado compartir la Palabra de Dios en los hogares, dejando uno o dos folletos que nos ha provisto Cruzada Mexicana. También compartimos nuestros números de contacto para que puedan enviarnos un mensaje o una llamada, contarnos sus necesidades, orar por ellos y presentarles el plan de salvación. Gracias a Dios los resultados de este trabajo se empiezan a ver. Hasta el momento nos han llamado de 25 hogares pidiendo que los visitemos nuevamente.

«Hace unas semanas salí a compartir la Palabra de Dios a unas cuadras de mi casa. Llevé unos folletos y estuve visitando algunos hogares, en algunos fui bien recibida, otros, por el mismo temor a un contagio no nos recibían ni los folletos. Pude darme cuenta del gran temor que hay, una gran vulnerabilidad, pero ni así quieren acercarse a Dios.»

«No obstante, hubo hogares donde parecía que nos estaban esperando con un deseo ferviente por escuchar la Palabra de Dios.»

«Los folletos de Cruzada Mexicana han sido de gran ayuda en estos tiempos tan difíciles. No podemos quedarnos mucho tiempo a conversar con las personas, pero les obsequiamos los folletos. En ellos agrego mi número de teléfono por cualquier duda que tengan y les digo que con gusto les responderé e incluso oraré por ellos.»

Glenda Galdámez

Nos da gusto que Dios nos da la oportunidad para llevar a más personas a Su Palabra.

Un comentario sobre "Evangelizando a nuestros vecinos" Deja un comentario

  1. Un folleto con el mensaje de Jesucristo, es tan sólo la llave que puede abrir la puerta del corazón de una persona y ser receptivo al llamado del Espíritu Santo, Al folleto yo lo bauticé con en el nombre de Mensajero de papel. Este mensajero no se ofende si lo rechazan, o lo tiran al piso (tenemos la experiencia de que otro lo recogerá y recibirá la bendición que aquel se perdió); al Mensajero de papel lo pueden estrujar, pisotear y no se siente triste. Hemos recibido noticias de personas que encontraron en estas circunstancias a nuestro Mensajero y el mensaje ha tocado las fibras más íntimas de su ser, a grado que en el mismo momento recibe a Jesús como su Salvador. Nos enteramos porque se comunican con nosotros para compartir esta noticia.

    Estimado lector, no tiene que ser un predicador para regalar un folleto a quienes se encuentre, como e Buen Samaritano. Lleve vida a tanta gente que está sufriendo sin Cristo en su corazón. Contacte a Cruzada Mexicana y comience a llevar al Mensajero de papel por donde vaya.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: