Saltar al contenido

Estoy convencido, fue Dios quien me trajo aquí a predicar

Ministerio Internacional Agua Viva, pastor Julio César Cortés Araujo
Tlapa de Comonfort, Guerrero

Hoy, más que nunca, tengo la certeza y la convicción que fue Dios, quien me trajo hasta este lugar, con el propósito de poder llevar Su Palabra de vida a múltiples hogares que han sido atacados y esclavizados por el enemigo.

Las comunidades de la Sierra de Guerrero son pequeños poblados donde sus habitantes se sienten abandonados por parte de las autoridades. La pobreza y la marginación hacen ver un panorama desolador, mientras recorre uno cada poblado. Esto mismo ha ocasionado que muchas iglesias desvíen su atención hacia otros lugares, ven a esta zona de la región como algo no provechoso para el bienestar de sus iglesias y no la visitan, olvidando el gran ejemplo de nuestro Señor de convivir con los mas pobres, necesitados y despreciados por la humanidad.

«Hace aproximadamente 5 años recibí a Cristo como mi Salvador por medio de unas personas que nos visitaron y nos compartieron el mensaje de salvación.» 

«Mi vida pasada fue bastante difícil porque estaba hundido en los vicios y el alcoholismo y como consecuencia no le di una vida digna a mi familia.  En mi casa sólo existía un ambiente de golpes, gritos, regaños hacia mi esposa e hijos; siempre buscaba desquitar mi enojo, mis frustraciones y problemas con mi familia.  Me refugiaba en el alcohol, sin embargo, Dios llegó a mi vida y transformó todo mi ser.  De igual forma me dio la instrucción necesaria para pedirle perdón a mis hijos.» 

«Tristemente, mi esposa falleció y no pude pedirle perdón por lo mal que la traté. Como consecuencia de mi alcoholismo tuve una trombosis. Hace unas semanas supe de un par de jóvenes que se encontraban en la comunidad, visitando los hogares llevando la Palabra de Dios.» 

«Les pedí me visitaran pues desde que acepté a Cristo como mi Salvador, las personas que antes habían llegado dejaron de hacerlo y ya nadie me había compartido mas de la Palabra de Dios.  Ansiaba y anhelaba poder conocer más de Él.  Los hermanos Cesar Cortés y David León, visitaron mi hogar y compartieron citas de la Biblia.»

«Conversamos por un buen tiempo y antes de retirarse hicieron una oración por mí. Me dieron un manual titulado El Camino de la Felicidad y me dijeron que estarían visitándome, una vez a la semana, para juntos estudiar este curso y fortalecer así mi fe en Jesucristo.»

«Me siento muy contento y gozoso porque estaré conociendo mas de Dios y sé que esto edificará mi vida y la de mis hijos.»

Federico Villegas

Se puede sentir la gran necesidad que existe por conocer a alguien que les ayude a salir de su situación; que puedan sentirse queridos y aceptados por al menos una persona. Con la ayuda de nuestro hermano David León, quien es como un Eliseo que Dios envió a mi vida, hemos podido visitar muchos hogares de esta zona, donde en su mayoría nos han recibido con gran amor.  Muchos nos cuentan sus experiencias con el pecado, y como ha traído consigo grandes consecuencias para su salud y la integridad de su familia.

Lamentablemente fui contagiado con el virus de COVID-19 lo cual hizo que me mantuviera en aislamiento durante el mes de diciembre y parte de enero.  Pero mi hermano David León no abandonó a estos hogares y continuó visitando a cada uno de ellos, llevándoles la Palabra de Dios por medio de los discipulados que el ministerio de Cruzada Mexicana nos ha otorgado.

Gracias a Dios hemos podido abrir nuevos grupos de discipulado en las comunidades de Xochoapa, Aquilpa y Acatepec. Los visitamos una vez a la semana para llevar el discipulado El Camino de la Felicidad.  Asimismo, no dejamos de visitar a nuestros primeros convertidos para fortalecer su Fe en Jesucristo.

«Una tarde después de regresar de trabajar me encontraba descansando en casa. Entonces llegó a visitarme el joven Prudencio Reyes a quien llevamos ya unos meses discipulando.  Noté su semblante diferente, como afligido, preocupado, ansioso, por lo que le pregunté si todo estaba bien y fue ahí donde confirmé todo lo que venía percibiendo.»

«Me platicó que tenía varios días que sentía que alguien lo vigilaba y perseguía. Se sentía acosado y ya no podía más, sus lágrimas se derramaron y empezó a contarme que dos días atrás había tenido una recaída en las adiciones, que se sentía mal y no podía orar, ya que sabía que le había fallado a Dios.»

«Lo invité a doblar rodillas y a orar juntos para pedir perdón a Dios y para que lo liberara de ese espíritu de persecución que estaba atormentando su vida. Estuvimos aproximadamente 30 minutos orando. Mientras, el hermano Prudencio lloraba como un niño ante Dios pidiendo perdón.»

«Posterior a esto, él se sintió mucho mejor y me pidió le regalara algunos folletos de adicciones para poder compartirlo con algunos jóvenes de la calle que conoce y que están en esta situación de adicción.  Le compartí algunos folletos de Tu adicción tiene solución, los cuales el ministerio de Cruzada Mexicana nos ha provisto. Le rogamos a Dios que fueran de bendición para quienes los recibieran.»

«El hermano se despidió y se fue bastante tranquilo y fortalecido, sabiendo que Dios le había perdonado, pero también entendiendo que no debe recaer nuevamente en esas prácticas de pecado.»

David León

Testimonio anterior: Me llevó a otra ciudad y ahí predico

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Estoy convencido, fue Dios quien me trajo aquí a predicar" Deja un comentario

  1. De verdad que es una alegría y Bendición Saber que un curso o algún Folleto que nos habla de las maravillas qué Dios puede realizar por Cada uno de nosotros y sobretodo Aceptar a Jesucristo cómo nuestro único salvador es el mas grande Regalo qué podemos recibir

A %d blogueros les gusta esto: